Compartir
Publicidad

Todo sobre la rodilla (VIII): Ligamentos laterales y cruzados

Guardar
5 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Continuando con la serie sobre rodilla, que tiene mucha miga, llegamos al plato fuerte: los ligamentos laterales y cruzados. Estos ligamentos cumplen una función muy importante para la firmeza y movilidad de la pierna.

Hablaremos sobre anatomía y funciones que cumplen los ligamentos laterales y cruzados de la rodilla y también repasaremos las lesiones en próximos artículos, ya que son tremendamente típicas en la actividad deportiva. Para entender bien los meniscos es bueno repasar algo sobre anatomía y biomecánica de la rodilla. Vamos allá.

Anatomía de los ligamentos laterales y cruzados de rodilla

En el centro de la rodilla se encuentran los ligamentos cruzados:

  • El ligamento cruzado anterior (LCA)inserta en la parte anterior de la tibia y se dirige hacia atrás y hacia arriba, hacia el borde posterointerno del cóndilo femoral externo.
  • El ligamento cruzado posterior (LCP) Es más fuerte que el LCA. El LCP inserta en la parte porterior de la cara superior de la tibia y se dirige al reborde anteroexterno del cóndilo femoral interno. Además, al LCP se le une el ligamento meniscofemoral, que procede del menisco externo. También existe un ligamento que une ambos meniscos, pero esto ya sería salirnos del tema.

En cuanto a los ligamentos laterales:

  • El ligamento lateral externo (LLE) se encuentra en la parte externa de la rodilla, y va desde la cabeza del peroné al epicóndilo externo (un saliente del cóndilo femoral externo).
  • El ligamento lateral interno (LLI) se encuentra en la parte interna de la pierna, desde la parte superior de la tibia hasta el epicóndilo femoral interno.

En los vídeos que acompañan el artículo se aprecia la posición y función de estos ligamentos. La anatomía y biomecánica de la rodilla son realmente complejas, dignas de uno o varios libros, pero el objetivo aquí es tener en mente las estructuras y la forma en que se lesionan, para que pueda ser útil en la toma de conciencia de las medidas preventivas.

Biomecánica de los ligamentos laterales y cruzados de rodilla

Como ya hemos expuesto en artículos anteriores, la rodilla debe tener estabilidad para soportar el peso del cuerpo a la vez que movilidad para permitir desplazamientos.

En cuanto a la función de los ligamentos que nos ocupan:

  • Ligamentos laterales: Limitan la extensión de rodilla. Se tensan en la rotación externa de rodilla, limitando este movimiento. Su lesión permite que la rodilla se “abra” por los laterales.
  • Ligamentos cruzados: Evitan que fémur y tibia se separen, manteniendo la articulación estable, pero permiten que la articulación se abra por los lados. También se tensan en la rotación interna de rodilla, por lo que limitan este movimiento. Su lesión provoca que la tibia se desplace hacia adelante (cajón anterior),en la rotura de LCA o hacia atrás (cajón posterior) en la rotura del LCP.

La acción muscular refuerza a la de los ligamentos, ayudando con el componente de estabilidad y permitiendo la movilidad sin que las estructuras sufran daño, de ahí la importancia de una buena potenciación de la musculatura como mecanismo para cuidar las rodillas y ayudar a prevenir lesiones.

Tengo que reiterar que la anatomía y funcionamiento de la rodilla son muy complejas, por lo que no he tenido más remedio que resumir, arriesgándome a caer en errores e imprecisiones. Tenéis los comentarios para aportar todo lo que consideréis oportuno sobre el tema. Por lo demás, seguiremos en el siguiente artículo, hablando ya de las lesiones de estos ligamentos.

Vídeo 1 | Youtube
Vídeo 2 | Youtube

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad

Ver más artículos