Compartir
Publicidad

La pasta party previa a una maratón: ¿merece la pena ir?

La pasta party previa a una maratón: ¿merece la pena ir?
Guardar
0 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Cuando vamos a correr una maratón o una media maratón, la nutrición es una parte básica del entrenamiento durante los meses anteriores a la prueba y, sobre todo, durante la semana previa al gran día.

Correr una distancia media o larga (21 o 42 kilómetros en este caso) supone un gran gasto de energía para el que nuestro organismo debe estar preparado. Por eso la semana previa a la carrera es necesario realizar una carga de hidratos que nos provea de esa energía.

A modo de celebración pre-carrera y como una forma de realizar esa importante penúltima carga de hidratos (si contamos el desayuno del día de la carrera como último) es tradición celebrar la noche anterior a la prueba la conocida como "pasta party". ¿En qué consiste? y, sobre todo, ¿merece la pena ir?

Una de las diferentes maneras que tenemos de realizar la carga de hidratos previa a una carrera es un buen plato de pasta, y mucho mejor si lo tomamos en buena compañía y rodeados de un buen ambiente con música y con los cientos de corredores (miles muchas veces) con los que compartiremos kilómetros al día siguiente. Con este espíritu nacieron las "pasta party" allá por los años 60 en Estados Unidos.

Música, runners y buena comida. ¿Es esto lo que encontramos hoy en las "pasta party" actuales? Debería ser así, y lo es en las carreras con una buena organización y que se preocupan del corredor.

Sin embargo, muchas veces la tradicional "pasta party" se convierte en horas de espera de pie antes de poder acceder a la comida o esperando a que alguna mesa se quede vacía (algo no muy beneficioso para alguien que el día posterior va a recorrer una larga distancia), seguidos de un plato de plástico con una palada de pasta.

La "pasta party" debe ser un momento de relajación tanto mental como física antes de la carrera: unas horas de relax y de comodidad antes de hacer frente a los kilómetros que nos esperan el próximo día. Si la organización de la carrera es buena, es un gran momento para compartir con los nuestros y con otros corredores.

Antes de acudir a la "pasta party" previa al maratón o a la media maratón, infórmate de cómo ha sido en años anteriores: ¿había que hacer mucha cola? ¿había sitio disponible para sentarse? ¿la comida era de buena calidad? Si las respuestas no son afirmativas entre los corredores de las ediciones previas de la carrera, mejor no arriesgues y busca otras alternativas para realizar la carga de hidratos.

El día anterior a una carrera importante come, descansa, disfruta y prepárate mentalmente, ¡lo demás ya lo tienes hecho!

Imagen | iStock
En Vitónica | El muro en la maratón: ¿cómo podemos derribarlo?
En Vitónica | El "murito" de la media maratón (y cómo derribarlo)

Temas
Publicidad
Publicidad
Publicidad

Ver más artículos