Factores que debes conocer para calmar tu apetito

Síguenos

comiendo


Cuando intentamos perder peso, el principal enemigo que frecuentemente se presenta es el hambre y los deseos incontrolables de comer, por eso, saber qué factores de los alimentos pueden ayudarnos a calmar el apetito, es un arma que nos ayuda a adelgazar.

La saciedad, es la sensación de plenitud después de comer, y dependiendo de varios factores, una comida o alimento, influye más que otro en nuestro organismo. Por eso, no olvides los siguientes factores que permiten calmar el apetito más rápidamente.

  • Tiempo en el estómago: dependiendo de la composición del alimento, si éste demora más tiempo en el estómago, la sensación de saciedad que produce al organismo, es superior. Por ejemplo, las grasas y las proteínas, así como la fibra, permanece más tiempo en el estómago.
  • Digestibilidad: cuando más rápido se digiera un alimento, menor será la saciedad que provoque al cuerpo y su duración. Por eso, los alimentos crudos, más condimentados y ricos en fibra, dan más saciedad al ser más difíciles de digerir.
  • Volumen del alimento: cuánto mayor es el volumen más es la distensión que provoca en el estómago y mayor la sensación de saciedad.
  • Índice glucémico: los alimentos con bajo índice glucémico sacian más porque mantienen los niveles de glucosa en sangre en niveles estables por más tiempo.
  • Cocción: el método y el tiempo de cocción influyen en la saciedad, ya que un hervor largo facilitará la posterior digestión del alimento, en cambio, su cocción al horno, no romperá todas las macromoléculas del alimento y así, su tiempo de permanencia en el estómago es mayor y aporta más saciedad.
  • Consistencia: cuándo más duro es el alimento, más masticación exige y mayor será la saciedad. Además, la permanencia en el estómago también será superior.
  • Tiempo de la comida: el cuerpo demora un mínimo de 20 minutos en recibir la señal de que algo hay en nuestro aparato digestivo, por lo que si comemos despacio, llegaremos a dicho tiempo con menor cantidad de alimento, lo cual favorecerá una ingesta menor y con ésta, el adelgazamiento.
  • Temperaturas: las temperaturas muy frías y muy calientes, brindan mayor saciedad al estimular más al aparato digestivo y acentuar el sabor que recibimos.


En definitiva, los factores son muchos, pero conociéndolos podemos recurrir a ellos para que nuestro cuerpo no sienta hambre y podamos adelgazar sin sentir que estamos sufriendo.

Elegir alimentos frescos y crudos cuando sea posible, ricos en fibra, de grandes volúmenes y pocas calorías, que requieran masticación y cuyas temperaturas sean favorables, así como comer despacio, por ejemplo, será una excelente forma de calmar nuestro apetito comiendo lo mismo o menos que antes.

En Vitónica | Algunos consejos para aprender a controlar el deseo constante de comer
En Vitónica | Las proteínas: ¿ayudan a perder peso?
En Vitónica | Top 5 de alimentos ricos en agua para ayudarte a perder peso
En Vitónica | Para perder peso: condimenta tus comidas
Imagen | Flickr (fredcamino)

Los comentarios se han cerrado

Ordenar por:

2 comentarios