Compartir
Publicidad

¿Qué tipo de zapatilla es mejor para hacer sentadillas?

¿Qué tipo de zapatilla es mejor para hacer sentadillas?
Guardar
5 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Igual que cuando hablamos de correr nos preocupamos de qué zapatillas son las mejores para este tipo de actividad, ocurre lo mismo con otros deportes e incluso con ejercicios concretos. En este caso nos centramos en cuál es el calzado más adecuado, fijándonos en la cinética y en la activación muscular, a la hora de entrenar sentadillas.

Podemos comenzar por deciros qué tipo de calzado no es el más adecuado, y estas son las zapatillas de running. Entrenar en la sala de musculación, sobre todo si lo hacemos con pesos libres, con zapatillas de running no es la mejor de las ideas.

Las zapatillas de running, sobre todo las que cuentan con amortiguación en el talón (la mayoría de las mismas, a no ser que compremos expresamente zapatillas minimalistas) hacen que el pie se encuentre en una posición poco estable y, por tanto, poco beneficiosa a la hora de levantar peso. El material de la suela, además, suele ser bastante blando, por lo que tampoco nos ayuda a la hora de crear una base estable o a favorecer la propiocepción del pie.

¿Para qué nos sirven las zapatillas de halterofilia?

En 1991 la NSCA se posicionó sobre la sentadilla, afirmando que una técnica pobre en este ejercicio puede llevar a los atletas a sufrir lesiones (ojo, causadas por la mala técnica, no por el ejercicio en sí mismo), y una de las directrices que aporta a la hora de conseguir una buena técnica en la sentadilla es la de "mantener un lordosis normal, con el tronco lo más vertical posible durante todo el levantamiento". Esto lo podemos conseguir de una manera más sencilla si usamos calzado de halterofilia.

Las zapatilla de halterofilia se caracterizan por tener la suela dura y fina, por sujetar de forma muy segura nuestro pie (generalmente con ajustes de velcro) pero, sobre todo, por tener un tacón duro y firme de al menos dos pulgadas que nos beneficia a la hora de entrenar sentadillas con bastante peso.

¿Por qué nos beneficia este tipo de calzado? Al colocar el pie sobre una superficie dura con el talón ligeramente levantado estamos modificando ligeramente la biomecánica del ejercicio, además de mejorar el control sobre nuestras rodillas y permitiéndolas un mayor ángulo de flexión. El esfuerzo muscular se centra en los cuádriceps, liberando de este modo la zona lumbar, y consiguiendo así una mayor verticalidad.

¿Y qué ocurre con las zapatillas planas pero sin tacón? Este tipo de calzado puede sernos útil cuando ya tenemos una cierta técnica en la sentadilla y movemos bastante peso. Si nuestra sentadilla está más orientada hacia la fuerza que hacia la hipertrofia, y si en ella implicamos más a los glúteos y a los isquiotibiales, este será el tipo de calzado que debemos usar.

¿Es necesario que me compre unas zapatillas específicas para hacer sentadillas? En la mayoría de los casos (a no ser que vayas a competir en powerlifting, donde sí piden calzado específico) no, no las necesitas. ¿Te benefician? Sí. ¿Son imprescindibles? Rotundamente no.

Si queréis profundizar en este tema, podéis leer este artículo de T-Nation (lo tenéis traducido al castellano en el blog de Fisiomorfosis).

Imagen | iStock
En Vitónica | El uso simultáneo de más de un par de zapatillas puede ayudarte a prevenir lesiones

Temas
Publicidad
Publicidad
Publicidad

Ver más artículos