¿La cerveza engorda tanto como dicen?

Síguenos

cerveza.jpg

La cerveza es una de las bebidas preferidas para esta época del año, y es que cuando el calor aprieta es un buen revulsivo contra sus efectos. Pero muchas son las dudas que nos surgen frente a esta bebida, y es que muchos consideran que es la causante de esos kilos de más. Desde Vitónica vamos a ver si la cerveza engorda tanto como dicen.

La cerveza es una bebida que el ser humano viene consumiendo desde siglos. Se obtiene a partir de la cebada, una materia prima natural que nos aporta infinidad de beneficios. Pero siempre se ha achacado a la cerveza que su consumo nos engorda. Recientes estudios aseguran que una caña de cerveza solamente contiene 90 calorías, por lo que es una bebida muy ligera si la comparamos con otras que también consumimos y que no tienen tan mala fama a pesar de aportar más calorías.

Pero no solamente la cerveza no posee un alto valor calórico, sino que además es una importante fuente de nutrientes beneficiosa para el organismo. Hay que destacar su alto contenido en vitaminas de tipo B, necesarias para el buen estado y desarrollo de los tejidos corporales. Además, contiene altas dosis de ácido fólico. Es una bebida que mejora la circulación sanguínea, ayuda a conseguir un correcto funcionamiento del aparato digestivo, además de se un buen diurético.

Es cierto que la cerveza es una bebida alcohólica y esta puede ser la razón por la que tiene tan mala fama, ya que el alcohol es una importante fuente de calorías que afectan al organismo de diferente manera que el resto. El proceso de asimilación del alcohol tiene lugar en el hígado, quien al procesarlo libera unas sustancia conocida como acetato que el organismo quema para obtener energía. Este proceso hace que no consumamos las reservas de grasa del cuerpo para obtener energía, lo que lleva a que éstas se acaben acumulando y haciendo que engordemos y empeoremos nuestra salud.

Por este motivo la cerveza con alcohol consumida en exceso puede significar un problema para la salud. Desde luego que su consumo moderado es totalmente beneficioso para el organismo. Es más, es una de las bebidas más recomendadas para consumir durante una comida, en vez de refrescos carbonatados que lo único que hacen es aportarnos calorías vacías. Eso sí, si queremos evitar la ingesta de alcohol a la hora de tomar cerveza podemos optar por las elaboradas a partir de la malta, que nos aportará beneficios similares dejando de lado el alcohol y los efectos que su abuso puede tener el organismo.

Imagen | ubik2010

En Vitonica | Una cerveza sin alcohol para después de entrenar
En Vitonica | No es la cerveza, son las tapas
En Vitonica | La cerveza con alcohol no es un buen recuperador después de entrenar

Los comentarios se han cerrado

Ordenar por:

5 comentarios