Hacer ejercicio vs vida saludable: no es lo mismo

Síguenos

wellness

En Vitónica hablamos de fitness, nutrición, deporte, salud… Todo enfocado a potenciar los hábitos de vida saludables. Sin embargo, me ha parecido interesante hacer una reflexión acerca de cuando hablamos de ejercicicio y vida saludable, aclarando que no es lo mismo, aunque sí que se parecen en muchos aspectos.

Y lo digo porque hacer ejercicio, ya sea practicar cualquier deporte, ir a correr, salir con la bici… Queda enmarcado dentro de una vida activa, unos hábitos saludables. Es condición necesaria, pero no suficiente, porque no es igual hacer una vida activa que una vida saludable.

En todas las recomendaciones avaladas por estudios científicos sobre hábitos saludables se recomienda el ejercicio físico. La actividad moderada durante unos 150 minutos repartidos a lo largo de la semana se suele considerar como lo mínimo necesario para prevenir ciertas enfermedades (obesidad, problemas cardíacos, metabólicos…) y mantener la funcionalidad.

Esta actividad puede incluir caminar, subir y bajar cuestas y escaleras, correr, montar en bicicleta, jugar con los niños en el parque, ir al gimnasio, jugar un partido de baloncesto… Y todo aquello que implique esfuerzo físico de este tipo. Sin embargo, como digo al principio, hay que tener en cuenta que lo que perseguimos son unos hábitos saludables, y para ello hay otros requisitos. Además del ejercicio físico, se necesita una nutrición adecuada, equilibrada, saludable.

El ejercicio, si no se ve acompañado de una nutrición correcta, no va a poder cumplir con su función protectora de la salud. El cuerpo necesita unos alimentos que lo harán estar sano y funcional durante más tiempo. Hacer ejercicio, “quemar calorías”, no nos habilita para comer cualquier cosa, aunque sepamos que no es beneficiosa, pensando únicamente en la ecuación de que el ejercicio puede limpiar los daños y excesos debidos a una mala alimentación,

Pero si es importante lo que hay que hacer (ejercicio y nutrición), igual de importante es lo que no hay que hacer: hábitos tóxicos, deben reducirse a la mínima expresión; o, mejor aún, eliminarse. Por hábitos tóxicos podemos entender el consumo de sustancias como tabaco, alcohol y otras drogas. Que quede claro que el hacer ejercicio y estar en forma no te da vía libre para consumir este tipo de sustancias y que tu cuerpo no sufra las consecuencias.

Tu cuerpo será más resistente, tendrá más capacidad para no verse afectado por este tipo de sustancias, pero aumentará considerablemente el riesgo de padecer ciertos tipos de enfermedades muy nocivas. En otras palabras, destrozará el trabajo que por otro lado estás realizando para mantenerte sano y en forma.

Y, para terminar, quiero recordar que el ejercicio, más bien la actividad física, no hay que acotarlo a los momentos de gimnasio, correr o jugar un partido. Hay estudios que señalan que pasar mucho tiempo sentados, inactivos, es perjudicial para la salud y agrava el riesgo de sufrir ciertas enfermedades como las ya comentadas (obesidad, cardiovasculares…). Por lo tanto no vale machacarse en el gimnasio unas horas o darlo todo en el partido de pádel, si el resto del día, o de la semana, estás completamente inactivo, sedentario.

Tengamos inteligencia suficiente para repartir los hábitos saludables en todas las áreas, no enfocar únicamente en el ejercicio como el que nos libra de todos los males, sino recordemos que hay que mantenerse activo el resto del dia, cuidar lo que comemos y minimizar (mejor eliminar) los excesos tipo tabaco, alcohol y demás.

Imagen | Lulemon athletica

En Vitónica | La pirámide del ejercicio físico

Los comentarios se han cerrado

Ordenar por:

18 comentarios