Compartir
Publicidad

La ciencia te explica por qué necesitas cada vez más café para espabilarte por la mañana

La ciencia te explica por qué necesitas cada vez más café para espabilarte por la mañana
0 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Seguramente, en alguna conversación sobre cafés que hayas tenido en el trabajo te habrás dado cuenta de que hay dos tipos de personas: los que se toman una taza y se ponen como una moto y los que se pueden tomar uno justo antes de irse a dormir y no notan absolutamente nada.

Esto tiene una razón científica detrás y nos pasa a todos.

Nuestro cuerpo genera tolerancia a la cafeína

tolerancia-al-cafe

Esta demostrado por varios estudios que el simple hecho de consumir cafés o cualquier otra bebida con cafeína a diario hace que tu cuerpo genere tolerancia a esta sustancia. Es decir, sus efectos van desapareciendo a medida que tu cuerpo se acostumbra y necesitas incrementar la cantidad para seguir notando sus efectos hasta que llega un momento que es imposible.

Y esto hace que haya los dos tipos de personas que hablamos anteriormente: los que lo consumen a diario y, prácticamente, no notan sus efectos y los que no lo consumen por que enseguida se ponen como una moto.

Y digo prácticamente porque sus efectos no desaparecen del todo. En este estudio vemos cómo podemos diferenciar entre dos grupos de efectos que nos provee la cafeína.

Por un lado tenemos los efectos provocado por el incremento de adrenalina entre los que encontramos la mejora de la concentración, ayuda en la quema de grasa y supresión del apetito entre otros. Estos efectos no desaparecerían del todo, aunque sí se reducen.

Y por otro lado tenemos los efectos provocados por la dopamina como la euforia y ese extra de energía. Estos efectos sí desaparecerían del todo a media que nuestro cuerpo genera tolerancia.

¿Cómo podemos deshacer esta tolerancia?

tolerancia-al-cafe

Si te gusta ese efecto estimulante que tiene el café tendrás que asimilar desde ya que no podrás disfrutar de él de forma indefinida. Simplemente consumiendo cafeína de uno a cuatro días podremos llegar a generar una tolerancia a esta sustancia según este estudio.

Para deshacer esta tolerancia por desgracia solo hay una forma. Tienes que dejar de consumir cualquier sustancia con cafeína durante unos siete días. Al principio notarás cómo cuando llega el momento al que te solías beber el café tu cuerpo dará un bajón de energía (esta acostumbrado a su dosis de cafeína en ese momento), pero esto desaparecerá rápido y después simplemente no te hará falta.

Si, por otra parte, simplemente tomas café porque te gusta y disfrutas con esta bebida sigue consumiendo tu dosis diaria con moderación y olvídate de esta tolerancia. Es una bebida saludable y no tienes que preocuparte por ella.

Imágenes | iStock
En Vitónica | Tres posibles alternativas al café (la última es casi perfecta)

Temas
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos