Publicidad

Vitónica responde: La fruta, cuándo y como comerla para aprovechar al máximo su energía

Vitónica responde: La fruta, cuándo y como comerla para aprovechar al máximo su energía
8 comentarios

La dieta adecuada es algo que nos trae de cabeza a la mayoría de los que buscamos conseguir una buena salud. Saber qué comer y cuando es una cosa que muchos no controla, y es que la educación al respecto es esencial si queremos buscar una correcta alimentación. Por este motivo en este post queremos contestar a las dudas de algunos lectores acerca de la fruta, ya que no saben exactamente cómo catalogarla y por lo tanto cuando comerla para que sea lo mejor posible para el organismo.

Esta duda no es nueva, ya que durante años nos hemos preguntado cuándo es el mejor momento para ingerir la fruta y la manera en la que afectará a nuestra dieta. En este post queremos dar algunas respuestas al respecto, y es que por ello es necesario que antes tengamos una serie de nociones presentes que no podemos pasar por alto a la hora de llevarnos a la boca cualquier tipo de fruta. Es cierto que es un alimento imprescindible y necesario para la salud, pero podemos sacarle el máximo si lo ingerimos correctamente.

La fructosa

Antes de nada debemos saber que la fruta contiene muy buenas y necesarias cantidades de vitaminas, minerales y fibra, necesarias para mantener una buena salud. Por ello que se imprescindible su ingesta a diario. Pero no debemos olvidar que la fruta contiene una sustancia conocida como fructosa. Se trata del azúcar de la fruta, que es mucho más saludable que cualquier azúcar refinado y nos aporta buenas cantidades de hidratos de carbono que nos ayudarán a tener energía a lo largo de la jornada.

Precisamente la fructosa y la energía que ésta nos ofrece son una de las mayores controversias de la fruta y de cómo y cuándo comerla. La fructosa lo que hace es elevar los niveles de glucosa en el organismo, algo que nos hará disponer de más energía inmediata, pero si no la quemamos lo que pasará es que la acumularemos en forma de grasa. Por este motivo es necesario que sepamos cuando consumirla para beneficiarnos al máximo de ella.

Biorritmos y metabolismo

El cuerpo y la quema de energía por parte de éste se rigen por una serie de biorritmos que marcan muy claramente cuando podemos o no comer un determinado tipo de alimento. El metabolismo no funciona a lo largo de todo el día a la misma velocidad, por lo que hay que saber sus momentos. Por la mañana al levantarnos el organismo necesitará activarse, y para ello el metabolismo se acelera para conseguir energía y así afrontar la actividad de la mañana. En este momento la ingesta de hidratos de carbono es necesaria y esencial, y por ello la fruta será un alimento adecuado para este momento del día.

A medida que pasa el día el metabolismo se va haciendo más lento y no procesa los alimentos a la velocidad que debería, por ello es necesario que alimentos como la fruta, que necesitan ser digeridos rápidamente porque tienden a fermentar en el intestino, debamos comerlos entre horas para calmar el hambre o antes de las comidas principales, ya que de este modo lo que conseguiremos será aprovechar al máximo los nutrientes que nos brinda sin hacer que su contenido en hidratos de carbono nos perjudique.

Ni que decir tiene que por la tarde-noche el metabolismo funciona mucho más lento, por lo que la quema de energía por parte del organismo será mucho más lenta e ineficaz, lo que hará que tendamos a acumular este exceso de glucosa en forma de grasa. Por ello es necesario que por la tarde no consumamos apenas hidratos de carbono, y la fruta se incluye dentro de ellos. Cenar fruta es una práctica que muchas personas realizan para guardar la línea, pero es un error, ya que la cantidad de energía que nos brinda puede jugar en nuestra contra. Es mejor decantarnos por cenar vegetales que no soportarán los mismos nutrientes sin apenas calorías.

En el caso de las personas que practican deporte esto varía, ya que el aporte energético debe ser mayor, y es necesario recuperar la energía perdida, y la fruta puede ser una buena manera de hacerlo después de entrenar. Aunque eso sí, no es aconsejable pasarse pues los efectos pueden ser los no buscados.

Imagen | Tarnie

Temas

Publicidad

Comentarios cerrados

Publicidad

Publicidad

Inicio

Explora en nuestros medios