Publicidad

Buenos procesados que puedes encontrar en el súper y te ayudan a llevar una dieta más sana
Alimentos

Buenos procesados que puedes encontrar en el súper y te ayudan a llevar una dieta más sana

Publicidad

Publicidad

Una de las cosas que más me costó cuando empecé a interesarme por el concepto de comida real y en seguir un estilo de alimentación - que no una dieta - que se alejara de los ultraprocesados fue entender qué era ultraprocesado, qué era procesado, cuáles se podían comer, cuáles no y cómo podíamos reconocerlos.

El truco más habitual que podemos encontrar para reconocer qué alimentos son ultraprocesados es el de leer la etiqueta de ingredientes y si tienen más de cinco, suelen ser ultraprocesados y no sería recomendable consumirlo. Sin embargo, se trata de una regla general y hay alimentos que no siguen esa regla. Por ello, es importante que tengamos claro que existen algunos alimentos procesados que podemos encontrar en el supermercado y que, sin embargo, son perfectamente saludables, nos facilitan la vida y nos ayudan a comer más saludable

Frutas y verduras congeladas

Danielle Macinnes 222343 Unsplash

El simple proceso de congelar ya hace que un alimento esté procesado. Sin embargo, la congelación no le quita ni a las frutas ni a las verduras ni un ápice de sus beneficios nutricionales. El proceso industrial que reciben este tipo de alimentos en sencillo: se cortan y se congelan, permitiendo conservarlos durante mucho tiempo y que podamos comerlos cuando queramos. Eso nos facilita la vida.

Uno de los mayores beneficios de este tipo de procesado es que, no solo conservan los nutrientes de las verduras y frutas, sino que pueden incluso tener más que los mismos alimentos frescos cuando ya llevan varios días en nuestra casa. Además, nos ayudan a tener fruta y verdura lista para comer en cualquier estación del año y nos sacan de un apuro cualquier día de la semana.

Legumbres en bote

Chickpeas 1882839 1920

Las legumbres en bote no siempre han tenido muy buena fama, especialmente por aquello de que contienen conservantes. Sin embargo, se tratan de un procesado estupendo y recomendable. Se trata de un tipo de legumbres que han sido previamente cocinadas y después envasadas en agua con sal y algún otro conservante.

A pesar de este procesado, estas legumbres mantienen sus propiedades prácticamente intactas, son sencillas y rápidas de cocinar y no requieren el tiempo - y el acordarnos - de tenerlas metidas a remojo o cocerlas. Si lo que nos preocupa son los conservantes, basta con aclararlas bien en un escurridor antes de comerlas y estarían listas y como nuevas. Con este sencillo truco podremos comer de manera totalmente saludable.

Alimentos en conserva

Sardines 825606 1920

Especialmente en el caso de los pescados, las latas de conserva tanto al natural como en aceite - de oliva virgen extra, eso sí - son un buen procesado que podemos consumir con tranquilidad. Lo que sí debemos tener en cuenta si vamos a comer este tipo de productos es que por su conservación suelen contener más sodio de lo habitual.

Por ello, es recomendable que los enjuaguemos antes de comer, igual que en el caso de las legumbres, de manera que nos deshagamos del exceso de sal. De esta manera estaremos comiendo pescado de manera rápida, sencilla y saludable.

Pescado y marisco congelado

Scampi 3608909 1920

Igual que en el caso de las verduras, el único procesamiento que llevan estos pescados es la congelación. Se trata de una manera sencilla de consumir pescado y marisco en cualquier época del año. En el caso de los mariscos podemos encontrarlos previamente cocidos, lo que hace todavía más rápido su cocinado.

Por medio de este proceso, tanto pescados como mariscos mantienen sus propiedades, ayudándonos a consumir proteínas, hierro, y grasas saludables. Si tenemos prisa o no tenemos ganas de limpiar y cocinar, esta opción es estupenda.

Setas y algas deshidratadas

Cep 1719553 1920

En el caso de las setas, si estamos fuera de temporada no siempre es sencillo encontrar frescas. En cuanto a las algas, no todos los mercados las ofrecen. Por ello, si tenemos problemas para encontrar sus versiones frescas, la versión deshidratada es una estupenda alternativa.

En ambos casos, el único tratamiento que reciben es el de la deshidratación, lo que ayuda a que conserven sus propiedades nutricionales. En lo que a las setas se refiere, basta con hidratarlas y estarán listas para consumir cómo queramos. Las algas, por su parte, pueden ser rehidratadas o simplemente convertidas en polvo. Sea cómo sea, se trata de un alimento muy completo y saludable.

Imagenes | Unplash, Pixabay

Temas

Publicidad

Comentarios cerrados

Publicidad

Publicidad

Inicio
Compartir