Publicidad

Cómo llega una harina a ser refinada y cuál es su efecto en nuestro organismo

Cómo llega una harina a ser refinada y cuál es su efecto en nuestro organismo
2 comentarios
HOY SE HABLA DE

Hemos recomendado muchas veces la reducción en nuestra dieta de las harinas refinadas que pueden resultar perjudiciales para el organismo. Te contamos el por qué de este consejo contándote cómo llega una harina a ser refinada y cuál es su efecto en el organismo.

Del campo a nuestra mesa: así se logra una harina refinada

Cada cereal, en su formato original tras ser cosechado, posee un grano que se conforma de tres partes bien diferenciadas: salvado, germen y endospermo.

El salvado es la parte del cereal que mayor proporción de fibra posee, el germen es fuente de proteínas y grasas mientras que el endospermo aporta sobre todo almidón.

Tras la cosecha, lo primero que se realiza a nivel industrial es el lavado del grano que posteriormente pasa a la molienda, procedimiento que quita todo el salvado y gran parte del germen al grano de trigo u otro cereal, dejano sobre todo endospermo.

Una vez realizada la molienda y habiendo obtenido una harina conformada por partículas finas de cereal, se procede a un blanqueamiento de la harina y su maduración a nivel industrial que se lleva a cabo durante el almacenamiento y tiene por finalidad mejorar la calidad del producto final.

Harinarefinada

Los efectos de la harina refinada en nuestro cuerpo

Tras la molienda los granos pierden el salvado y el germen en gran medida, quedando así un producto rico en almidón y fácilmente digerible.

Por eso, las harinas refinadas pueden elevar bruscamente la glucosa en sangre, estimulando como consecuencia la liberación de insulina que promueve el almacenamieto de grasas.

Su consumo regular y en cantidades apreciables se asocia a cambios metabólicos que pueden incrementar el riesgo de sufrir obesidad, diabetes, cardiopatías y otros problemas de salud.

Además, las harinas refinadas habitualmente presentes en panificados y productos de pastelería, no sacian en absoluto y por su alto grado de procesamiento así como por su alto índice glucémico pueden tener un efecto adictivo en nuestro organismo.

Por todo esto, se recomienda evitar o reducir al máximo el consumo de harinas refinadas para proteger la salud del organismo.

Imagen | Jumpstory

Temas

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Inicio