Compartir
Publicidad

Es tiempo de yogurt helado. ¡Cuidado con los toppings!

Es tiempo de yogurt helado. ¡Cuidado con los toppings!
4 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Se acerca el verano y los meses calurosos, y con ellos las heladerías llenas de gente tomando granizados, refrescos y helados de todo tipo. En los últimos años se ha puesto de moda el yogurt helado, helado de yogurt hecho al instante al que se le puede añadir diferentes ingredientes llamados toppings.

Si analizamos el yogurt helado en sí podemos decir que es un alimento saludable que podríamos tomar varias veces a la semana sin miedo a perder la figura que hemos estado trabajando durante todo el año. El problema viene cuando añadimos ciertos toppings para endulzar nuestro yogurt.

Si hacemos una comparación con los helados tradicionales, el yogurt helado es más bajo en grasas y calorías, ya que por regla general, suelen utilizar como base leche y yogures desnatados. Gracias a que están fabricados a base de leche y yogurt es un alimento rico en calcio.

Una de las características que más destacan en las diferentes yogurterías es que es un alimento probiótico, ayudándonos a equilibrar nuestra flora intestinal, consiguiendo mejorar la digestión y fortaleciendo el sistema inmunitario.

El problema viene cuando vemos detrás del mostrador una cantidad de ingredientes para añadir a nuestro yogurt helado. Ahí es cuando hay que tener cuidado con los toppings. Tenemos desde trocitos de fruta del tiempo (fresas, melón, sandía, melocotón...) a frutos secos, galletas o siropes de diferentes sabores.

Si elegimos la opción de la fruta del tiempo estaremos aportando a nuestro yogurt helado vitaminas, minerales, agua y fibra, haciéndolo un alimento bastante saludable. En cambio, si nos decantamos por endulzar el yogurt con cualquier tipo de sirope y galletas estaremos aportando a nuestro cuerpo un gran número de calorías en forma de azúcares.

Otra opción saludable, aunque bastante calórica, es añadir como toppings frutos secos (avellanas, nueces, almendras...). Gracias al aporte energético de los frutos secos podríamos incluir, alguna vez, un pequeño yogurt helado con un puñado de frutos secos para antes de un entrenamiento.

Imagen | Jose Wolff Imagen | Yukino Miyazawa

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio