Compartir
Publicidad
Orejones de melocotón y albaricoque: propiedades, beneficios y su uso en la cocina
Alimentos

Orejones de melocotón y albaricoque: propiedades, beneficios y su uso en la cocina

Publicidad
Publicidad

Entre las frutas desecadas encontramos ejemplares muy populares y sabrosos como son los orejones de melocotón y albaricoque, de los cuales te contamos sus propiedades, beneficios y posibles usos en la cocina.

Propiedades de los orejones

Los orejones no son más que el producto de la deshidratación de los melocotones y albaricoques. Así, son la fruta fresca con menos agua y nutrientes así como calorías concentradas.

Su principal fuente de energía son los hidratos de carbono, siendo un gran porcentaje el provisto por azúcares naturales que se acompañan de una alta proporción de fibra, razón por la cual sus azúcares no son considerados libres ni perjudiciales sino todo lo contrario.

Además, los orejones de melocotón y albaricoque son fuente de proteínas vegetales y también poseen minerales y vitaminas varias entre los que destaca la presencia de potasio, hierro que se encuentra en mayor medida en orejones de melocotón, calcio que es superior en los albaricoques deshidratados, vitaminas del grupo B, vitamina A, carotenos y vitamina E.

Más allá de esta gran concentración de nutrientes que el cuerpo necesita y muchos de ellos con función antioxidante, los orejones como otras frutas desecadas son fuente de polifenoles que contrarrestan el efecto negativo de los radicales libres del oxígeno como señala un estudio publicado en la revista del Colegio Americano de Nutrición y también, tienen acción antiinflamatoria.

Orejones

Beneficios del consumo de orejones

Al igual que otras frutas desecadas los orejones de melocotón y albaricoque pueden ser de ayuda para enriquecer nuestra dieta con buenos nutrientes. Son buenas alternativas para veganos para obtener nutrientes críticos en su dieta como es el hierro o el calcio que abundan en ingredientes animales.

Asimismo, por su riqueza en fibra los orejones son de ayuda para favorecer el tránsito intestinal y contrarrestar el estreñimiento, resultando además muy saciantes por exigir masticación y digerirse lentamente, razón por la cual son aptos para quienes buscan perder peso.

De igual forma, por concentrar buenos nutrientes e hidratos de carbono, los orejones son una fuente de energía saludable muy recomendable para deportistas que buscan recargar nutrientes tras un esfuerzo intenso o bien, obtener glucosa y calorías de calidad antes de entrenar.

Como concluye un estudio publicado en Journal of Functional Food, los orejones y otras frutas desecadas pueden promover la salud debido a la gran variedad de fitonutrientes y compuestos bioactivos que poseen. Incluso, los carotenos que abundan en los orejones se han asociado a menor presencia de enfermedades oculares y cáncer en una investigación realizada por científicos de Boston.

Dried Apricots 3338376 1280

Cómo usar orejones en la cocina

Los orejones de melocotón y albaricoque son una buena opción para comer entre horas a modo de snack saludable, en reemplazo de chucherías o golosinas comerciales colmadas de azúcares libres.

Podemos consumir en reemplazo de una fruta fresca entre tres y cinco orejones, una o dos veces diarias o bien, incorporar los mismos a preparaciones diversas como puede ser unas barritas energéticas sin cocción, un bizcocho sin gluten, una ensalada nutritiva y saciante, un chocolate ideal para Navidad o bien, unas bolitas dulces o bombones reducidos en azúcar.

Otra opción es hidratar los orejones de melocotón o albaricoques y usarlos en reemplazo de la fruta fresca para elaborar por ejemplo, una mermelada casera.

Imagen | Pixabay y Wikimedia Commons

Temas
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Inicio