Compartir
Publicidad
Publicidad

Un impuesto para las bebidas azucaradas no es la solución a la obesidad

Un impuesto para las bebidas azucaradas no es la solución a la obesidad
Guardar
12 Comentarios
Publicidad

Ese es el debate en los Estados Unidos, si se pone un “impuesto de salud” a las bebidas refrescantes azucaradas, por considerarlas uno de los mayores socios de la epidemia de obesidad. Se considera pagar hasta un 15% más por refresco, para contribuir a los gastos sanitarios y reducir así su consumo.

El inicio de esta propuesta dió lugar a toda clase de críticas en norteamérica, pero ya cobra fuerza en estados como Nueva York o Filadelfia. Es casi de locos pensar que un impuesto a un tipo de bebida va a mejorar el estado de salud de los americanos, la clave está en las políticas saludables y la información, no en la penalización económica.

Mucha gente no sabe por qué es poco saludable beber mucha cantidad de estas bebidas, que en moderación, como todo, no es nada malo. Falta información, falta explicar a los ciudadanos por qué no es aconsejable tomar tanta cantidad de azúcar al día y falta un despliegue sólido de políticas que den herramientas a los ciudadanos para cuidar su salud, no penalizaciones por no cuidarla.

La imágen que todos se hacen de este impuesto es el modo de contribuir a las arcas del estado, ahora que son tiempos difíciles. Se calcula que un 7% del consumo calórico en los norteamericanos es a base de estas bebidas, y se piensa que el pagar más por ellas reducirá su consumo. La obesidad es una enfermedad multifactorial, nadie está obeso sólo por consumir este tipo de bebidas, sino por descuidar la alimentación en general y tener una falta de ejercicio.

En una comparativa con el tabaco, no creo que sea su precio lo que alienta al consumidor a dejar de fumar, sino la información y educación sobre enfermedades que provoca el consumo de tabaco. Si algo es malo informa a la gente de por qué, haz campañas sobre cómo consumir adecuadamente este tipo de refrescos, pero no les subas el precio aludiendo que es “por el bien de la salud”, porque más bien es por el bien de la economía.

Vía | Crónica desde EEUU
En Vitónica | Anuncio radical sobre bebidas azucaradas y el problema de la obesidad
Imágen | André Banyal

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos