Compartir
Publicidad

Cómo empezar a practicar canicross (III): aprendiendo a tirar

Cómo empezar a practicar canicross (III): aprendiendo a tirar
7 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Continuamos con el especial de canicross para compartir entrenamientos con nuestra mascota. En anteriores posts ya hablamos del equipamiento necesario (arnés de canicross, línea de tiro y cinturón lumbar) y de la raza del perro y su motivación. Hoy os contamos cómo debemos comenzar a entrenar con nuestro perro y cómo ir progresando en distancia y velocidad con él.

Debemos tener claro que, aunque corramos juntos, por un lado va nuestro entrenamiento de carrera y por otro el de nuestro perro. Al practicar canicross el perro va siempre por delante de nosotros (es una de las normas de la carrera) y va tirando de nuestro peso, por lo que tendremos una ayuda a la hora de correr más rápido. Si somos corredores "lentos" conviene que realicemos entrenamientos de series por nuestra cuenta para aumentar nuestra velocidad.

Perros a la carrera: comenzando a correr

canicross

Lo primero que debemos hacer con nuestro perro es enseñarle a reconocer cuándo vamos a salir a entrenar o a competir. Para ello es muy útil el uso del arnés de tiro: utilízalo solamente cuando vayas a salir a correr y evita usarlo en otras ocasiones como el paseo o el juego. De esta forma, cuando tu perro vea que sacas el arnés de tiro y se lo colocas lo asociará inmediatamente con el entrenamiento.

Lo más importante a tener en cuenta a la hora de entrenar a nuestro perro para tirar es que el entrenamiento debe ser progresivo y desde cero. Como dijimos, podemos comenzar a entrenar a nuestro perro a partir de los seis meses de edad (no antes de esta fecha, ya que corresponde al período de educación y socialización del perro) a pesar de que no puedan competir hasta tener un año. Además, debemos ser constantes: salir a correr con nuestra mascota unas tres o cuatro veces por semana en sesiones cortas es perfecto para que el perro se acostumbre.

Aprendiendo a tirar

canicross

Al principio el entrenamiento debe ser siempre basado en el juego para que nuestro perro le coja el gusto a correr. Recuerda que la clave siempre es el refuerzo positivo, así que descubre qué es lo que más le gusta a tu perro (caricias, juguetes... si lo que le motiva es la comida procura alternarlo también con caricias para que no afecte a su dieta) e inclúyelo en los entrenamientos.

Una técnica muy útil para que nuestro perro aprenda a tirar es utilizar una liebre. Necesitarás un amigo que corra más que tú y que ejerza de liebre delante de vosotros. Solo engánchate con la línea de tiro a tu perro y dile a tu amigo (puede estar provisto de algún mordedor o juguete de tu mascota para llamarle la atención) que comience a correr. El perro saldrá disparado tras él, y tú con el perro: este es el momento para enseñarle la orden de salida ("corre", "vamos", o lo que tú prefieras) y no olvides mantener siempre un poco de tensión en la línea de tiro. Cuando quieras parar, tira un poco de él mientras le das la orden de parada ("alto", "quieto", "para", etc).

Comienza con rectas cortas, de unos 50 o 100 metros, y repítelo varias veces junto con la orden correspondiente. Cuando el perro ya esté acostumbrado a realizar distancias cortas puedes ir aumentándolas. También es importante que aprenda a correr sin liebre, por lo que una buena idea es que la liebre acelere hasta que el perro le pierda de vista unos segundos, para después reaparecer y seguir corriendo.

Otra buenísima opción para que tu perro aprenda a tirar es correr junto a otros perros y atletas. En casi todas las ciudades hay clubs de canicross en los que se realizan entrenamientos y salidas en grupo: los perros se motivan entre sí y aprenden por imitación, de modo que es una buena técnica para enseñar a tu mascota qué es lo que debe hacer.

Las órdenes básicas

Canicross

Ya hemos hablado de la salida y la parada, pero otras órdenes básicas que no debemos olvidar son los giros y los cambios de velocidad.

Durante las competiciones de canicross se permite agarrar con las manos la línea de tiro (recuerda, siempre que te mantengas corriendo por detrás de tu perro) para realizar al perro las indicaciones de sentido pertinentes. Cuando estés entrenando, es buena idea que asocies las indicaciones a través de línea de tiro con una orden oral ("izquierda" o "derecha") para que el perro lo identifique y puedas reforzarlas o usar indistintamente cualquiera de las dos.

Cambiar la velocidad del perro también es importante: podemos hacer que nuestra mascota vaya más despacio si vamos a atravesar algún terreno peligroso o que vaya más deprisa si queremos adelantar a algún otro atleta. Para moderar la velocidad del perro, podemos tirar ligeramente de la línea a la vez que damos la orden oral ("despacio"); para hacer que acelere, la orden oral y el refuerzo positivo posterior serán imprescindibles ("vamos", "corre", "deprisa" y "muy bien", "bien hecho", etc).

No olvides premiar a tu perro después de un entrenamiento bien hecho: juegos, golosinas, caricias y abrazos... ¡El refuerzo positivo es la mejor forma de aprender para un perro!

Imágenes | iStock
En Vitónica | Cómo empezar a practicar canicross (I): la equipación
En Vitónica | Cómo empezar a practicar canicross (II): la raza y la motivación del perro

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio