Compartir
Publicidad

Por qué las zapatillas de running para hombres y para mujeres son diferentes

Por qué las zapatillas de running para hombres y para mujeres son diferentes
Guardar
0 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Cuando habéis ido a comprar vuestro par de zapatillas más reciente seguramente os habréis fijado en que existen zapatillas específicas para hombres y zapatillas específicas para mujeres. ¿Realmente tienen características distintas o no es más que una operación de marketing para segmentar al consumidor y orientarle hacia un producto concreto?

La verdad es que las zapatillas de running para hombres y para mujeres sí que son diferentes, y es que biológica y biomecánicamente hombres y mujeres somos distintos y tenemos distintas necesidades. Más allá de los colores de los distintos modelos, ¿en qué se diferencian unas zapatillas de running para hombre de unas para mujer?

Las diferencias en el calzado para hombre y para mujer se han corroborado gracias a estudios biomecánicos en miles de deportistas. Las marcas utilizan estos estudios para conocer las necesidades de unos y otros y para poder realizar las modificaciones pertinentes en el calzado.

  • La horma de las zapatillas para mujeres es más estrecha: de forma general los pies de las mujeres suelen ser más estrechos que los de los hombres, por lo que la horma de la zapatilla (su forma en relación al pie) también es más reducida, sobre todo en la zona central.

  • El apoyo del puente del pie suele ser más alto: y también la zona del empeine, para evitar rozaduras y para ejercer menos presión sobre el hueso del empeine, que suele ser más alto en el caso de las mujeres.

  • Las zapatillas de running para mujeres son más flexibles que las de hombre: el diseño de la suela se adecua a esta necesidad de mayor flexibilidad contando con más troquelado, sobre todo en la zona delantera de la zapatilla. Esto, además, favorece un mayor impulso en la zancada.

  • Las zapatillas para hombres tienen una mayor amortiguación: o, en ocasiones, se utilizan materiales más densos para absorber los impactos. Esto se debe a que, por norma general, las mujeres son menos pesadas que los hombres y necesitan una amortiguación menor.

  • Las zapatillas para mujeres suelen ser más ligeras: en relación a la horma más estrecha y a la menor amortiguación, las zapatillas para mujeres tienen un peso final menor que las de hombres.

¿Puede un hombre correr con una zapatilla específicamente diseñada para mujeres y viceversa? Sí, mientras se encuentre cómodo con ellas. Recordemos que debería ser el calzado el que se adapte a las necesidades del deportista, y no a la inversa.

Por esto es tan importante que probemos diferentes modelos de calzado antes de comprar las próximas zapatillas de running y que no nos dejemos llevar por las modas: investiga, prueba y encuentra la zapatilla que mejor se adapta a tu pisada.

Imagen | Saucony
En Vitónica | ¿Qué tipo de zapatilla es mejor para hacer sentadillas?
En Vitónica | El drop negativo en las zapatillas de running: más altas en la puntera que en el talón
En Vitónica | Aprende a atar los cordones de tus zapatillas de running según tus necesidades

Temas
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos