Compartir
Publicidad

Reebok Spartan Race Barcelona 2014: durísima carrera de montaña

16 Comentarios
Publicidad
Publicidad

El pasado fin de semana se celebró la segunda edición de la Reebok Spartan Race en España, esta vez en Barcelona, albergando también el campeonato de Europa en la modalidad Beast. No nos lo podíamos perder, así que cogí los trastos y me fui dispuesta a darlo todo en una de las carreras más duras del circuito Spartan.

Más de 5.000 atletas nos dimos cita en el paraje natural de Les Comes de Sererols y disfrutamos de la lluvia, el barro, la montaña y los obstáculos. Deportistas profesionales, equipos de gimnasios y aficionados al deporte corrimos en alguna de las tres modalidades para alcanzar la gloria espartana.

La carrera: una montaña en toda regla

Spartan-Race-Barcelona

Hace unos meses hice la distancia Sprint en Madrid (¿os acordáis? Os lo contamos en este post), con 5 kilómetros y 15 obstáculos. Esta vez me lié la manta a la cabeza y me fui a por la Súper, con 13 kilómetros de recorrido y más de 20 obstáculos, ¿quién dijo miedo?.

La localización escogida para el evento fueron la montañas de Les Comes en Súria, a unos 15 kilómetros de Manresa. Y cuando digo montaña es porque aquello fue montaña pura y dura, con un gran desnivel positivo, mayor en la categoría Beast, de 21 kilómetros y 35 obstáculos.

Durísimo el ascenso entre las piedras ya al comienzo de la carrera: cuestas muy acusadas que te hacían temblar las piernas y subir las pulsaciones de forma frenéticamente sólo con ir caminando, ni siquiera hacía falta correr. Lo de Madrid fue un paseo comparado con esto.

Los obstáculos: barro para dar y regalar

Los obstáculos estaban muy trabajados: además de los clásicos que no pueden faltar como el salto de muros, la trepa de cuerda, los monkey bars o la jabalina, pudimos "disfrutar" del barro como es debido. La pista americana (para arrastrarte tumbado por el barro intentando no engancharte con el alambre de espinos que hay por encima) muchísimo más larga y estrecha que la de Madrid: una gozada para hacer la croqueta.

Piscinas (sí, sí, piscinas) de barro que había que atravesar nadando o incluso buceando (me costó lo mío meter la cabeza por debajo del barro) para pasar por debajo de los troncos. Las pruebas de barro se encontraban a lo largo de todo el recorrido, por lo que inevitablemente estabas los 13 kilómetros empapado hasta las orejas.

Otras pruebas de fuerza como levantar un peso con una polea, mover un neumático, trasladar un tronco de árbol... Completaban un recorrido totalmente de montaña, con sus caminos estrechos y resbaladizos.

Mi experiencia en la Reebok Spartan Race Súper

Spartan-Race-Barcelona

Si tuviera que resumirlo con una palabra diría "durísima". En serio, lo repito: nada que ver con lo que vivimos en Madrid. La localización hizo mucho: el terreno de pura montaña rodeada de vegetación fue a la vez una compañera preciosa y traicionera.

No me preguntéis cómo lo hice, pero perdí a mi equipo en el primer obstáculo, así que allí me vi yo recorriendo sola los 13 kilómetros. Eso hizo que para mí fuera muy duro psicológicamente: no os engaño si un par de veces, cuando pasas por delante de la línea de meta pero te mandan otra vez la montaña, pensé en abandonar. Pero, ¿somos espartanos o no somos espartanos! ¡Había que terminar!

Los últimos obstáculos, al llegar agotada tras toda la carrera, se me hicieron muy cuesta arriba, pero eso no me impidió terminar y ganarme mi segunda medalla de espartana.

¿Quién se apunta a la Beast para 2015?

Imágenes y vídeo | Reebok
En Vitónica | Spartan Race: ¡Vitónica es espartana!

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio