Compartir
Publicidad
Publicidad

Consejo para la Navidad: Tres comidas ligeras por cada comilona

Consejo para la Navidad: Tres comidas ligeras por cada comilona
Guardar
0 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Si por algo es conocida la Navidad es por el exceso de comidas y festejos que tienen lugar en estas fechas. Todos solemos celebrar estas fiestas con grandes manjares que representan todo un placer para los sentidos, y por ello muy pocos son los que se resisten a su ingesta. Junto a las grandes comilonas no debemos olvidar los dulces navideños, que nos aportan infinidad de calorías en muchos casos vacías. Por ello en Vitónica queremos proponer algo para estas fechas, y es realizar tres comidas ligeras por cada comida copiosa que llevemos a cabo.

Como ya hemos visto en anteriores ocasiones, la compensación alimenticia es una buena alternativa a la hora de mantener una dieta adecuada. A pesar de que comer de forma sana y cuidar los alimentos que ingerimos es algo básico que todos debemos aplicarnos, en estas fechas se suele olvidar, y por ello es necesario que tomemos cartas en el asunto simplemente dándonos el gusto de realizar una buena comilona, pero luego remediarlo de manera sencilla.

Una comida navideña nos puede aportar fácilmente más de dos mil calorías, sumando a todo esto la cantidad de grasas, colesterol y demás nutrientes que pueden ser perjudiciales para el organismo. El aporte graso de dulces y carnes, así como el alcohol que acompaña todas las comidas de estas fiestas supone todo un reto para el organismo que lo tiene que procesas y digerir, haciendo que en estas fechas trabaje mucho más y esto nos pase factura en forma de malestar e intoxicaciones como las conocidas borracheras. Por ello en este caso lo que debemos hacer es dejar descansar el cuerpo después de una comida copiosa, y la mejor manera de conseguirlo es siguiendo una dieta ligera y depurativa.

El cuerpo tarda en asimilar correctamente los alimentos entorno a veinticuatro horas, por lo que nosotros proponemos mantener tres comidas, que son más o menos las que componen la alimentación de veinticuatro horas, de ayuno tras una comilona. En estas comidas no entrará ni el alcohol, ni alimentos grasos, ni dulces, sino simplemente verduras, carnes fáciles de digerir como las blancas de ave, el pescado y por su puesto la fruta, ya que el organismo necesitará vitaminas para recobrar su estado normal.

Es cierto que tres comidas debemos hacerlas con una dieta estricta y eligiendo bien los alimentos que no nos puedan dañar, pero después podemos abrir un poco la manga y comer poco a poco alimentos más fuertes y no basarnos solo en verduras y frutas. Desde luego que en Navidad no debemos hacer todos los días una fiesta en la comida, sino que solamente hay que convertir los días señalados en celebración, y el resto cuidar al máximo las comidas para reponer al cuerpo de los daños y el trabajo extra realizado.

Imagen | Genkaku

En Vitonica | Compensar, la clave para evitar ganar peso en Navidad En Vitonica | Algunos remedios para mitigar los efectos de la resaca esta Navidad En Vitonica | Como superar los excesos con el alcohol en Navidad

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos