El consumo de ultraprocesados ocupa la mayor parte de la dieta en niños y adolescentes, según una reciente investigación

El consumo de ultraprocesados ocupa la mayor parte de la dieta en niños y adolescentes, según una reciente investigación
Sin comentarios

En las dos últimas décadas han aumentado el consumo de ultraprocesados en niños y adolescentes. La ingestas de estos alimentos poco saludables ya era alta antes, pero ahora supone un 67% de la ingesta calórica total, según una reciente investigación. Esos altos valores preocupan aún más al tratarse de una población en desarrollo como son los niños y los adolescentes.

La investigación en la que nos basamos para elaborar este artículo se ha publicado hace apenas unos días en la prestigiosa revista JAMA. Se realizó en estadounidenses, pero se podría extrapolar a cualquier país con una dieta occidentalizada con presencia de productos ultraprocesados en cualquier supermercado y publicitado en televisión.

Una dieta alejada de nuestras necesidades

Un desayuno de leche desnatada con cacao en polvo, donde más de la mitad de ese cacao suele ser azúcar, acompañado de unos cereales con aún más azúcar o algún bollo industrial es el desayuno y merienda de la mayoría de niños y adolescentes.

Para la comida o la cena el uso de pizzas o hamburguesas procesadas es muy común. Y como snack a media mañana o media tarde también tienen cabida diferentes alimentos ultraprocesados. La bebida es otro elemento donde elegimos refrescos o zumos por encima de agua.

Alimentos muy calóricos y sin micronutrientes

Esos alimentos tienen muchas calorías y muy pocas vitaminas y minerales. Favorecen con ello la obesidad y otras enfermedades metabólicas como diabetes, a la vez que no fortalecen a nuestro sistema con el aporte adecuado de todas las vitaminas y los minerales que necesitamos para su correcto funcionamiento.

El problema llega cuando 2/3 partes de nuestra alimentación viene de productos ultraprocesados

niños

Varios profesionales de la salud orientada a la nutrición y la dietética establecen un sistema flexible basado en la regla 80/20. Esa regla establece que el 80% de toda la dieta debe provenir de alimentos saludables y sacados de la tierra: verduras, frutas, frutos secos, huevos, carnes y pescados de calidad...

El 20% restante, cuanto menos porcentaje mejor, podemos dedicarlo a esa comida familiar o esas cervezas con los amigos. El problema aparece cuando le damos la vuelta a esos porcentajes, y aparece ese consumo del 67% de ultraprocesados por parte de niños y adolescentes.

El futuro: una población envejecida y con problemas de salud

Con el aumento de esperanza de vida, una menor natalidad a nivel global y una peor salud en los últimos años de vida estamos cocinando una bomba a nivel sanitario. Como un plan de pensiones en el que invertimos dinero desde que comenzamos a trabajar para la jubilación, nuestro estilo de vida marcará en gran parte como será esa jubilación a nivel vital.

De cada uno depende (además por supuesto de la suerte) como esté de llena esa hucha de pensión de salud. Alejarnos de los ultraprocesados y alejar a los más pequeños, y animarlos a la práctica de diferentes deportes será el mejor plan de pensiones futuro.

En Vitónica | El consumo de alimentos ultraprocesados podría estar asociado con un mayor riesgo de problemas cardiovasculares

Imágenes | iStock

Temas
Inicio