Compartir
Publicidad

No nos dejemos engañar: conoce la verdad

No nos dejemos engañar: conoce la verdad
Guardar
14 Comentarios
Publicidad
Publicidad


Hay muchos alimentos que se promocionan como saludables y por esto, culminamos escogiéndolos para beneficiar al organismo. Sin embargo, no todo lo que se muestra en publicidades ni lo que escuchamos a diario es lo más apropiado, sino que hay otras cosas escondidas que pueden cambiar nuestra decisión si tomamos conocimientos de ellas.

Para que así sea y podamos escoger qué comer con fundamento, te ayudamos a conocer la verdad para no dejarnos engañar por los avisos publicitarios que sólo intentan imponer un producto y ganar por su venta a la población sin importar si se oculta algo esencial.

En muchas ocasiones nos han promocionado a la mayonesa como el sustituto ideal del aceite, porque posee menos calorías por cucharada. Sin embargo, se esconde detrás el hecho de que la calidad de las grasas no son iguales y además, el aceite sólo nos ofrece ácidos grasos mientras que la mayonesa posee una elevada cantidad de sodio que no se dice cuando se intenta vender el aderezo.

Por otro lado, muchas personas se aferran a las galletas y productos ricos en fibra, pues claro está que la fibra es muy saludable, pero detrás de esto se esconden grandes cantidades de grasa y azúcares que se utilizan para dar un agradable sabor a un alimento extraordinario por su contenido en fibra.

Asimismo, los refrescos light, se promocionan como la alternativa ideal a su versión tradicional porque no poseen azúcar, entonces, la publicidad permite al consumidor beber todo lo que desee a diario. Por supuesto, se les olvida decir que no sólo el azúcar es lo nocivo de los refrescos, sino también, las sustancias químicas que poseen tanto en su versión tradicional como light que pueden afectar grandemente a nuestro organismo, provocando descalcificación ósea, pérdida del esmalte dental, gastritis y demás.

El caso más tradicional de estos engaños al consumidor se ve con las grasas vegetales hidrogenadas que a muchos conquistan bajo la creencia de que lo que es de origen vegetal no daña, sin embargo, al estar hidrogenadas se trata de grasas trans ocultas en el alimento que puede provocar graves problemas si abusamos de ellas.

Bien, podríamos nombrar otros engaños más y vosotros pueden conocer otros tantos, pero la finalidad de mostrar la verdad es que podamos abrir bien los ojos y recordar que ningún alimento es “tan bueno” que nos permite abusar de este o consumirlo bajo cualquier forma. Tampoco existen nutrientes mágicos, sino que debemos analizar no sólo aquello que se resalta de un alimento en su publicidad, sino todo en conjunto. ¡No nos dejemos engañar!

En Vitónica | La doble moral de las galletas con fibra
En Vitónica | La doble moral de los productos bajos en grasa
En Vitónica | Demasiada grasa en las bolsas de patatas fritas (no todo aceite vegetal es saludable)
Imagen | Lars Plougmann

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos