Publicidad

La doble moral de las galletas con fibra

La doble moral de las galletas con fibra
Sin comentarios

Publicidad

Publicidad

Cada vez son más los productos que surgen en el mercado encaminados a ayudarnos en nuestro propósito por perder esos kilos de más. Un claro ejemplo son las galletas ricas en fibra, que nos prometen cuidar la línea, dejando atrás el mito de que las galletas engordan. Pero, ¿es realmente cierta esta promesa?.

Como todos sabemos la fibra es necesaria para el buen funcionamiento del organismo, ya que es la encargada de que mantengamos una regularidad intestinal. Además, tiene la función de eliminar residuos del organismo, ya que la fibra no se digiere, sino que arrastra las diferentes sustancias de deshecho que el organismo no necesita y las elimina por las heces. Además, la fibra tiene un papel importante en el metabolismo de las grasas. Por este motivo las galletas con fibra pueden ser un buen aliado.

Es cierto que este tipo de galletas está realizado con salvado de trigo u otros cereales integrales. Su alto contenido en fibra está garantizado, y es que al fin y al cabo eso es lo que nos venden, pero en lo que no reparamos es en el resto de ingredientes que se les añaden. Normalmente las galletas son un alimento dulce, y por ello la mayoría de nosotros las prefiere a los cereales integrales propiamente dichos, que son más insípidos que este tipo de galletas.

Este mejor sabor se consigue con ingredientes que en muchos casos no resultan del todo saludables para nuestro organismo. Por lo general este tipo de galletas ricas en fibra nos aportan altas dosis de calorías, ya que para su elaboración se emplean azúcares refinados que aumentan nuestro índice glucémico. Este tipo de alimento nos aporta grandes dosis de calorías y en muchos casos grasas, pues a pesar de que están elaboradas con cereales integrales se les añaden mantecas o mantequillas para realzar su sabor.

Otras opciones que nos ofrecen los fabricantes son las galletas con fibra sin azúcares. Este tipo de galletas suelen estar edulcoradas, ya que es necesario para mantener un sabor atractivo. Ya sabemos que el abuso de edulcorantes no es demasiado bueno, pues pueden tener efectos acumulativos en el organismo al tratarse de sustancias químicas encargadas de resaltar el sabor de los alimentos.

Desde luego que las galletas integrales son la mejor opción frente a otro tipo de galletas, ya que el alto contenido en fibra que tienen siempre será beneficioso para el organismo, pero debemos elegir otras opciones más saludables para suplir este tipo de alimento, ya que no deja de ser un dulce. Los cereales integrales son la mejor opción, ya que nos aportarán fibra e hidratos de carbono de alta calidad sin apenas aportarnos grasa.

Imagen | woodsy

En Vitonica | Diferencias nutricionales entre el pan blanco y las galletas. Tabla comparativa En Vitonica | Una comida por una galleta: ¿nueva dieta milagro? En Vitonica | Más snacks saludables para comer entre horas

Temas

Publicidad

Comentarios cerrados

Publicidad

Publicidad

Inicio
Compartir