Compartir
Publicidad
Publicidad

Por qué hacer una dieta de 800 Kcal es una locura (y un peligro) para tu organismo

Por qué hacer una dieta de 800 Kcal es una locura (y un peligro) para tu organismo
Guardar
1 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Si buscamos perder peso es imprescindible lograr un balance energético negativo en nuestro cuerpo y por ello, siempre acudimos a dietas reducidas en calorías dentro de las cuáles hay aquellas que sólo quitan 500 Kcal diarias o también, las que restan una proporción muy superior de energía a nuestros días como las dietas de 800 Kcal. Te contamos por qué es una locura su práctica y un peligro también, para tu organismo.

Dietas de muy bajo valor calórico

En condiciones normales, un adulto promedio requiere para mantener su peso alrededor de 2000 Kcal diarias, por lo que reducir el aporte energético a 800 Kcal es un cambio considerable en su alimentación que no sólo puede afectar cantidades sino también alterar la calidad de la misma.

Una mujer con nivel de actividad física bajo, de más de 50 años y de baja estatura puede requerir alrededor de esas calorías sólo para cubrir el metabolismo basal, es decir, sus funciones vitales básicas. Se estima que el gasto energético basal representa el 70% de las calorías necesarias al día, por lo tanto, 800 Kcal aun serían deficitarias en mujeres de mayor edad, con bajo nivel de actividad física y de baja estatura.

800 Kcal aun son insuficientes en mujeres de mayor edad, con bajo nivel de actividad física y de baja estatura

Esto significa que 800 Kcal diarias son muy pocas para un adulto joven físicamente activo y de allí que las dietas con este valor energético sean consideradas de muy bajo valor calórico.

Por supuesto, este tipo de dietas son consideradas dietas rápidas porque debido al gran déficit energético producen resultados en plazos de tiempo inferiores, lo cual vuelve a este tipo de propuestas en alternativas atractivas cuando buscamos soluciones "fáciles" y en un corto tiempo.

1366 20001

Por qué no deberías hacer una dieta de 800 Kcal

Una dieta de tan bajo valor calórico como son 800 Kcal diarias sin duda es una dieta restrictiva, es decir, que requiere que quitemos gran cantidad de alimentos de nuestra dieta para poder cumplirla y por ello, también puede representar un factor de riesgo para sufrir carencias nutricionales. A menor cantidad de calorías y alimentos, más probabilidades de que nos falten nutrientes esenciales.

Mayor riesgo de sufrir carencias nutricionales, un metabolismo dañado y una conducta alimentaria alterada son las principales consecuencias

Por otro lado, el mantenimiento del peso perdido es más complejo tras una dieta tan pobre en calorías, como lo ha demostrado un estudio publicado en The American Journal of Clincial Nutrition, ya que puede producirse en nuestro cuerpo una adaptación metabólica con cambios hormonales, neurológicos y en el tejido adiposo que dificulten la no recuperación del peso perdido.

Esto es lo que ha sucedido con los participantes del programa televisivo "The Biggest Loser" hasta 6 meses después de haber concluido la dieta: su cuerpo quemaba muchas menos calorías que antes a causa de la restricción a la que fue sometido, según se demostró en una investigación publicada en la revista Obesity.

1366 2000

Así, nuestro cuerpo experimentará más hambre y menos saciedad porque se reducen los niveles de leptina y se incrementan los de grelina, y al mismo tiempo, quemará menos calorías que antes, todo esto a causa del estrés que ocasionan las dietas estrictas como son aquellas de 800 Kcal diarias.

Mayor riesgo de sufrir carencias nutricionales, un metabolismo dañado y una conducta alimentaria alterada son las principales consecuencias de una dieta de 800 Kcal diarias, por lo tanto, si queremos proteger la salud y perder peso para siempre éstas son suficientes razones para alejarnos de dietas de muy bajo valor calórico y apuntarnos a una propuesta individualizada que promueva el cambio de hábitos hacia un estilo de vida más sano y duradero.

Bibliografía consultada | Am J Clin Nutr January 2014, vol. 99 no. 1 14-23; Obesity (2016) 24, 1612-1619. doi:10.1002/oby.21538 y Obes Rev. 2015 Feb; 16(Suppl 1): 45–54.
Imagen | iStock

Temas
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos