Compartir
Publicidad
Todo lo que tienes que saber sobre el colesterol: por qué no es tan malo como pensamos
Dietas

Todo lo que tienes que saber sobre el colesterol: por qué no es tan malo como pensamos

Publicidad
Publicidad

El colesterol es malo, no todo el colesterol es igual y muchas cosas más de seguro has escuchado de este compuesto que todos tenemos en sangre, por ello, te mostramos todo lo que necesitas saber sobre el colesterol si buscas proteger tu salud ante todo.

Qué es el colesterol

El colesterol es una grasa que todos tenemos en la sangre y que pese a su fama negativa tan extendida, es un lípido que necesitamos para que el organismo funcione correctamente, debido a que participa en procesos de gran importancia para el cuerpo humano.

Entre ellos, forma parte de la membrana de cada célula del cuerpo permitiendo y frenando el paso de diferentes sustancias, así como también, es precursor de hormonas, de vitamina D y de sales biliares que contribuyen a la digestión de las grasas.

Dada la importancia del colesterol, nuestro cuerpo es capaz de producir elevadas proporciones del mismo en el hígado, desde donde después sale a la circulación sanguínea y llega a cada célula del cuerpo.

Por la sangre, el colesterol se moviliza unido a diferentes tipos de proteínas que son las que permiten distinguir el colesterol "bueno" o "malo".

Colesterolmalo

Los diferentes tipos de colesterol

A fines prácticos siempre distinguimos dos tipos de colesterol, aunque el colesterol es uno sólo y como dijimos, lo que marca la diferencia es si se unen a unas u otras proteínas al circular en sangre.

El colesterol denominado "bueno" es el HDL o lipoproteínas de alta densidad que es el que por sus proteínas, circula desde los órganos y tejidos hacia el hígado y por ello se considera beneficioso para la salud, mientras que el colesterol considerado "malo" es el LDL o lipoproteínas de baja densidad que a la inversa, se dirige desde el hígado a los diferentes órganos.

El colesterol HDL una vez en el hígado se destruye, mientras que el LDL sale del hígado y se dirige a la sangre, por lo que niveles elevados del mismo son peligrosos porque no se eliminan sino que pueden acumularse ocasionando entre otras cosas una placa y posteriormente aterosclerosis.

Dada la circulación y el destino tan diferente del colesterol HDL y LDL, el primero se considera bueno y protector ante enfermedades cardiovasculares y el último, con el efecto contrario.

Colesterol

Qué se considera colesterol alto y bajo

Ante un dosaje en sangre, se considera que lo más recomendable es que tengamos un colesterol total por debajo de 200 mg/dl, por encima de este valor tenemos el colesterol alto o hipercolesterolemia.

Sin embargo, más allá del colesterol total, siempre se distingue entre colesterol HDL y LDL como explicamos antes y éstos son los que señalan la verdad del asunto.

Se considera un nivel de corte de 40-50 mg/dl para el HDL, siendo niveles muy bajos por debajo de estos valores y apropiados cuanto más elevado tengamos este tipo de colesterol en sangre, mientras que por encima de 100 mg/dl de colesterol LDL tenemos niveles muy altos de este tipo de colesterol "malo" para el organismo.

Colesterolsangre

Aunque estos parámetros son vigentes a la actualidad, la ciencia ha demostrado desde hace ya un buen tiempo, que no es tan malo tener el colesterol alto, ni siquiera el colesterol LDL o total, pues lo que siempre pensamos hoy la ciencia lo desmiente señalando que los niveles de colesterol poco se vinculan a mayor riesgo cardíaco.

Quizá más allá del colesterol, hay otros lípidos como los triglicéridos o parámetros como la insulina que son los verdaderos responsables del origen de enfermedades.

¿Podemos mejorarlo con la dieta? ¿con ejercicio?

Como aun se establecen límites para el colesterol y sus niveles elevados en sangre son considerados factores de riesgo cardiovascular, es frecuente encontrar recomendaciones de dieta y estilo de vida en general, para reducir el colesterol LDL e incrementar el HDL.

Sin embargo, el colesterol que comemos poco se asocia a enfermedades y una ingesta elevada de este lípido modifica muy poco sus niveles en sangre como señala un estudio publicado en Nutrition Bulletin.

Asimismo, reducir el colesterol de la dieta logra muy pocos efectos sobre sus niveles en sangre, otra razón más por la cual la ingesta dietética de colesterol no merece mayor importancia y por lo cual las últimas Guías Alimentarias Norteamericanas que son tomadas como referencia a nivel internacional, no establecen límites para el consumo de este lípido.

Dietagrasa

Sin embargo, aunque el consumo de colesterol poco influye en los niveles de colesterol en sangre, sí hay otros factores que pueden modificar sus niveles tales como la ingesta de grasas trans que en mayor medida que las grasas saturadas elevan el colesterol LDL y reducen el HDL, o incluso el alto consumo de azúcares y harinas refinadas puede incrementar el colesterol LDL y los trigliceridos en sangre, pero no de forma directa sino estimulando su síntesis en el hígado, ya que el 75% del colesterol que circula en sangre deriva de la producción endógena y no de lo que comemos.

Además de la dieta, la práctica regular de ejercicio puede modificar los niveles de colesterol, incrementando el colesterol HDL como concluye una investigación publicada en JAMA Internal Medicine que también se asocia a reducción en triglicéridos y grasa abdominal.

Si queremos cuidar la salud, no importan tanto los niveles de colesterol sino más bien nuestros hábitos. Si llevamos una dieta equilibrada reducida en azúcares, grasas trans y harinas refinadas, pero colmada de grasas buenas para la salud, fibra, vitaminas y minerales; realizamos ejercicio y no fumamos ni bebemos alcohol es muy probable que las enfermedades se mantengan lejos aun si tenemos más de 200 mg/dl de colesterol total en sangre.

Imagen | iStock

Temas
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos