Compartir
Publicidad

Día Mundial del Alzheimer: lo prevenimos desde ya haciendo ejercicio

Día Mundial del Alzheimer: lo prevenimos desde ya haciendo ejercicio
5 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Hoy se celebra el Día Mundial del Alzheimer con el objetivo de visibilizar, concienciar e informar acerca de este mal que afecta a las personas mayores, pero también a sus familiares y cuidadores.

Alimentación, estilo de vida, causas genéticas, edad... Múltiples factores parecen influir en la aparición de esta enfermedad. A pesar de que hay múltiples líneas de investigación, todavía no hay fórmulas eficaces para tratar esta enfermedad. Lo que sí existe es evidencia de que el ejercicio, la actividad física, ayuda a prevenir la aparición de este y otros tipos de deterioro cognitivo.

La enfermedad de Alzheimer tiene mayor incidencia en personas de edad avanzada, aunque hay casos en los que afecta a personas relativamente jóvenes; es más, el primer caso documentado por el médico Alois Alzheimer (que dio nombre a la enfermedad) fue en una paciente de unos 50 años de edad.

Se ha avanzado mucho en el conocimiento de la enfermedad, pero todavía sigue siendo muy limitante y devastadora, tanto para la persona que lo sufre, que padece como todos sabemos pérdida de memoria y otras complicaciones asociadas (desde problemas de movilidad, hasta agresividad, depresión...) como para los familiares y cuidadores, ya sean profesionales o no.

No es la panacea, no existen los milagros, y queda mucho por avanzar, pero lo que sí se sabe es que los hábitos saludables, como la alimentación y el ejercicio físico resultan muy beneficiosos en el mal de Alzheimer. Tanto desde el entrenamiento físico como desde el ámbito de la fisioterapia y otras profesiones sanitarias podemos aportar mucho a estos enfermos.

Hábitos saludables para prevenir y tratar el Alzheimer

Hábitos tóxicos (tabaco, mala alimentación...) se asocian a mayor riesgo de sufrir multitud de enfermedades, por lo que se recomiendan hábitos saludables para prevenir el mal de Alzheimer y otras enfermedades neurodegenerativas.

Eso sí, hablando claro, la prevención hay que hacerla durante toda la vida. Desde pequeños, jóvenes, adultos... Hay que procurar evitar los hábitos tóxicos y realizar ejercicio como parte del estilo de vida.

Estas mismas recomendaciones son útiles para los enfermos, sobre todo en las primeras fases. Una buena alimentación y programas de ejercicio físico ayuda a mantener la autonomía durante más tiempo, y a frenar en cierta medida las pérdidas de capacidades cognitivas.

La estimulación a nivel físico y mental ayuda a fomentar y preservar durante más tiempo las capacidades de estos enfermos aunque, por desgracia, el Alzheimer termine imponiéndose en sus fases más avanzadas, pero se consigue mejorar la calidad de vida del enfermo y sus familiares.

paciente_andador.jpg

Vida sana para alivio físico y mental de los cuidadores

Los familiares que conviven con el enfermo de Alzheimer, es decir, sus cuidadores no profesionales, sufren todo el peso del esfuerzo físico y mental de tratar con estas personas, que necesitan atención durante las 24 horas del día.

Del mismo modo, los cuidadores profesionales, ya sea en instituciones como residencias de mayores, o bien personal que trabaja en atención a domicilio, también sufren gran carga física y emocional al tratar con este tipo de pacientes.

En ambos casos, los hábitos saludables y buscar actividades de ocio que impliquen actividad física (paseos en bicicleta, excursiones, senderismo...) son de gran ayuda para soportar el esfuerzo físico y mental realizado a diario.

Mejora la condición física ayuda a lidiar con dolores crónicos provocados por el esfuerzo continuado de trabajar con estos pacientes. Talleres impartidos por fisioterapeutas que enseñan a cómo movilizar a este tipo de pacientes ayudan a evitar lesiones y problemas de los cuidadores a largo plazo.

Hacer un poco de ejercicio de forma habitual alivia el cuerpo y la mente de los cuidadores, con efectos positivos en su salud, lo cual repercute en una mejor atención al paciente que sufre una enfermedad como el mal de Alzheimer.

Como profesional que trabajo a diario con personas mayores con este y otro tipo de demencias, que afectan de forma severa a nivel físico, mental y social a los enfermos a sus familias, quiero recordar este Día Mudial del Alzheimer, para poner voz a esos que ya no recuerdan, dar desde aquí mis ánimos a los pacientes y sus familiares y visibilizar que el ejercicio y la vida saludable es una buena forma de prevenir y afrontar esta devastadora enfermedad.

Imágenes | Thinkstock 1 y 2

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio