Compartir
Publicidad

El ejercicio físico puede ganarle a los genes para combatir la obesidad

El ejercicio físico puede ganarle a los genes para combatir la obesidad
Guardar
2 Comentarios
Publicidad

La obesidad encuentra su causa en una variedad de factores, entre los que se sabe, figuran los genes y el ambiente.

Hasta el momento no se conoce cual de ambas esferas de factores influye con más peso en el desarrollo de la enfermedad, pero si se puede afirmar que si el ambiente es saludable, el riesgo de desarrollar obesidad determinado en los genes disminuye considerablemente.

Investigadores estadounidenses han evaluado a un grupo de personas de igual religión y semejantes hábitos, llegando a la conclusión de que aquellos que portaban el gen FTO asociado a la obesidad pero que era físicamente activos pesaban lo mismo que aquellos que no poseían el gen.

Es decir, la actividad física regular podría neutralizar la predisposición genética a la obesidad expresada en este gen, lo cual es un hallazgo esperanzador para las personas con exceso de peso porque significa la posibilidad de combatir la obesidad mediante cambios en la dieta o el ejercicio físico.

Normalmente, quienes tienen dos copias del gen FTO pesan en promedio 3 kg más y son un 70% más propensos a sufrir obesidad que las personas que no poseen el gen.

Los evaluados usaron un acelerómetro para evaluar el movimiento total de una semana y se analizó el índice de masa corporal de los participantes.

Al finalizar, se comprobó que quienes eran menos activos y tenían el gen FTO eran aún más proclives a desarrollar sobrepeso u obesidad, mientras que las personas físicamente activas que tenían el gen no sufrieron ninguna diferencia respecto a quienes no lo poseían.

La investigación nos da un panorama de lo que sucede actualmente, pues se ha reducido en gran medida la proporción de calorías gastadas mediante la actividad física y quizá moverse más sea la clave para reducir las cifras de obesidad y combatirla a largo plazo.

Sin duda ser sedentarios nos enferma y puede ser más peligroso de lo que creemos, ya que es un factor de riesgo para muchas enfermedades metabólicas, entre ellas, la obesidad, la diabetes, la hipertensión y dislipemias.

Vía | Salud En Vitónica | El genotipo ahorrador, posible explicación a la obesidad En Vitónica | Ambiente obesogénico: otra forma de entender la obesidad En Vitónica | Los riesgos de elegir el sedentarismo

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos