Compartir
Publicidad
Todo lo que necesitas saber sobre la migraña: estos son los diferentes tipos y fases
Enfermedades

Todo lo que necesitas saber sobre la migraña: estos son los diferentes tipos y fases

Publicidad
Publicidad

La migraña es uno de los tipos de dolores de cabeza más comunes. Seguramente muchos de nosotros habremos vivido alguna vez - o más de una - uno de estos dolores de cabeza tan intensos. Una de las particularidades de las migrañas o jaquecas es que existen de diferentes tipos y cada persona puede padecerla de una manera diferente. 

Además, todas las migrañas tienen fases diferentes por las que pasamos aquellos que las sufrimos. Conocerlas y reconocerlas es importante, ya que en las primeras fases tenemos más posibilidades de conseguir mitigar o reducir los efectos de la migraña. 

Qué es la migraña

Aiony Haust F2ar0lttvai Unsplash

Se trata de un tipo de dolor de cabeza que, de manera general, se presenta en una zona concreta de la cabeza o en una de sus mitades. El dolor tiende a darse de manera pulsante en el área afectada. 

La intensidad del dolor puede variar de unas migrañas a otras, pero de manera general, suele tratarse de un dolor muy intenso que, en el algunos casos, puede llegar a ser incluso incapacitante. La duración de este tipo de dolores suele variar desde las 4 horas hasta los 72 en algunos casos. Además, suele presentarse con algunos síntomas asociados, como fotosensibilidad, mareos, nauseas o, incluso, vómitos. 

Tipos de migrañas o jaquecas

A pesar de tener algunas características comunes, existen diferentes tipos de migrañas con sus propios síntomas particulares. 

  • Migraña común o sin aura: en este caso se trata del tipo de jaqueca más habitual en la población. Comprende los síntomas habituales de la migraña como el dolor de moderado a severo, en forma pulsátil, en una zona localizada de la cabeza. En estos casos, las personas pueden y suelen presentar sensibilidad a la luz. 
  • Migraña con aura: en este caso, además de cumplir con los síntomas anteriores, estas migrañas incluyen síntomas neurológicos o alteraciones visuales. Estos síntomas se conocen como auras, que pueden incluso provocar que la persona pierda parte de la visión. Se trata de un síntoma que se da unos minutos antes de que comience el dolor de cabeza. Además, se puede presentar con hormigueo en la cara o sensación de entumecimiento. 
  • Migraña basilar: se trata de un tipo de migraña que suele afectar, principalmente, a niños y adolescentes, particularmente mujeres adolescentes. Es por ello que se cree que podría estar asociado a los ciclos menstruales y hormonales. Las personas que las sufren pueden padecer visión doble, pérdida parcial o total de la vista, vértigo, zumbidos en los oídos e, incluso, desmayos. Además, en este caso, el dolor de cabeza suele darse en la parte de atrás de la misma y en ambos lados. 
Anh Nguyen V Nbxj3yv5o Unsplash
  • Migraña sin dolor de cabeza: por extraño que parezca, existe un tipo de migraña que no presenta dolor de cabeza. Lo que sufren las personas que padecen este tipo de migraña son problemas de visión y síntomas similares a las auras. También pueden darse mareos, fiebre, dolor de estómago o vómitos. 
  • Migraña retinal: es uno de los tipos de migrañas menos habituales, pero que más afectan a nuestros ojos. Las personas que las sufren pueden tener ataques de pérdida de la vista. 
  • Migraña crónica: lo más habitual en el caso de las migrañas es que aparezca de uno a cuatro episodios de estas al mes. En el caso de que estas se den durante 15 días o más al mes, se puede considerar que se padecen migrañas crónicas. Se trata de un tipo de migraña muy incapacitante y requiere de un tratamiento médico concreto. 
  • Migraña hemipléjica: a pesar de darse en pocos casos, se trata de un tipo de migraña con síntomas muy serios. Este tipo de migraña puede causar parálisis, de forma temporal, en una parte del cuerpo. Esta parálisis se suele dar antes de que aparezca el dolor de cabeza y puede durar varios días. Además, puede generar problemas para hablar o para tragar. 

Fases de las migrañas

Beautiful Woman Blonde Gray Background 2050503

Cada tipo de migraña cuenta con unas fases diferentes, pero existen algunas comunes y más habituales que podemos tener en cuenta y conocer. De esta manera, podremos prevenir algunos de los efectos en cada una de estas fases. 

Etapa prodrómica

Esta etapa es la que se conoce también como precefalea, porque tal y cómo su nombre indica es la inmediatamente anterior a la aparición del dolor. Esta etapa, cuando  la conocemos, es la que nos pone en preaviso de que llegará la migraña. Estos síntomas pueden aparecer horas o días antes del dolor de cabeza. 

Algunas de las señales que se dan en esta fase incluyen, o pueden incluir, cambios en el estado de ánimo, agotamiento o, por el contrario, euforia, irritación, inquietud, tensión muscular, ansiedad por comer, bostezos muy repetitivos, sensibilidad a la luz o a olores, congestión nasal, etc. Conocer qué síntomas padecemos nosotros en la etapa prodrómica nos ayudará a comenzar el tratamiento preventivo cuanto antes y así ayudar a reducir los efectos de la migraña. 

Etapa de dolor de cabeza (cefalea)

En esta etapa es donde se da, propiamente, lo que se considera la migraña. Es el momento de dolor más intenso y donde se puede dar el efecto incapacitante de las migrañas. Suele comenzar con un dolor ligero o tirando a débil en una zona de la cabeza y poco a poco va aumentando la intensidad, pudiendo resultar moderada o fuerte. 

Matteo Vistocco Cyn6x1fypws Unsplash

Es en esta etapa donde podemos notar la sensibilidad a la luz, las nauseas, la molestia de los sonidos fuertes y las dificultades para realizar nuestras tareas habituales. 

Etapa postdrómica

Esta es la última etapa y la que se considera postcefalea. En esta etapa es cuando comenzamos a recuperarnos del episodio de migraña. Se considera que comienza tras el punto máximo de dolor que hayamos sufrido y es aquí donde el dolor comienza a disminuir poco a poco hasta que desaparece. 

En esta etapa, que puede tener una duración de hasta 48 horas, también podemos notar síntomas como mareos, intolerancia a ciertos alimentos, fatiga, dificultad para concentrarnos y debilidad. Además, se trata de una fase en la que también se dan síntomas emocionales como el alivio, pero también el miedo a la reaparición de la migraña, dificultades en nuestra capacidad cognitiva o cambios de humor. 

Si padecemos migraña de cualquiera de los tipos, lo recomendable es que acudamos a nuestro médico para que pueda solicitar las pruebas que considere necesarias  - en caso de que hagan falta - y para que nos ofrezca un tratamiento adecuado a nuestro caso.

Imágenes  |  Unsplash, Pexels

Temas
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Inicio