Los tarahumaras, la enigmática tribu mexicana que corre ultramaratones sin zapatillas ni ropa deportiva
Eventos

Los tarahumaras, la enigmática tribu mexicana que corre ultramaratones sin zapatillas ni ropa deportiva

Los tarahumaras, o rarámuri como ellos mismos se denominan, son una de las tribus indígenas más grandes de América del Norte. El libro "Nacidos para correr" puso a esta tribu en el mapa al convertirse en un best seller donde se explica la historia de esta tribu oculta. En sus filas cuenta con verdaderos superatletas que ganan carreras de resistencia sin ropa deportiva, lo que ha hecho también que su historia se haya vuelto viral en algunas ocasiones al ver a hombres y mujeres correr "con lo puesto".

Tarahumaras: la tribu que "tuvo ventaja" física al no haber evolucionado

¿Por qué me duele el pie? Christopher McDougall comienza su libro "Nacidos para correr" con esta pregunta y se adentra en la tribu tarahumara mediante fascinantes relatos que dan respuesta a esa cuestión. No es nada fácil acceder a los rarámuris porque se encuentran en lugares de difícil acceso en las Barrancas del Cobre, en México.

Los integrantes de esta tribu oculta para la mayor parte de la población han preferido no tener contacto con los "forasteros". Durante siglos han desarrollado técnicas y capacidades que les permiten realizar carreras de ultra resistencia al nivel de los mejores atletas del mundo.

Christopher describe a esta tribu gracias a Caballo Blanco, un personaje que vivió como un rarámuri más. Esta obra que hace que se nos disparen las ganas de salir a correr, se centra en esta tribu cada vez menos secreta por las diferentes noticias, como esta, que surgen cada cierto tiempo.

¿Quiénes son los tarahumaras?

 

Los tarahumaras se llaman rarámuri a sí mismos y son una tribu que se concentra en las tierras altas de la Sierra Madre Occidental y en las barrancas o gargantas de esta Sierra Madre, en México. Esta tribu, como otros indígenas, ha permanecido alejada de la influencia mexicana y americana.

Sin embargo, a pesar de la dificultad para su acceso, no se pueden poner puertas al campo y cada vez están más mezclados con sus vecinos mexicanos. Ahora ya se utilizan pantalones vaqueros y se comen alimentos envasados.

Hasta no hace mucho tiempo los quehaceres de los rarámuri eran el cultivo de las tierras y la ganadería. Cuando la tierra no daba el suficiente fruto o cambiaba el clima se trasladaban a otro lugar para proteger a sus ovejas, cabras y vacas, así como a los cultivos de trigo y maíz.

Al asentarse en lugares alejados e inaccesibles se protegieron de la invasión española en los tiempos de la conquista. La única forma que tenían de moverse era a pie, lo que les pudo dar esa ventaja competitiva para resistir largas distancias en largas jornadas.

Los Tarahumaras son súper atletas, pero de distancias muy largas

En el 2019 Netflix se hizo eco de la historia de Lorena, una rarámuri que se hizo popular al ser unas de las mejores corredoras de largas distancias de esta tribu indígena. Después de seguirla un tiempo le hicieron su propio documental: Lorena, la de pies ligeros.

En apenas 28 minutos cuenta todo lo expuesto en este artículo, pero desde los ojos de Lorena, una rarámuri internacional. Tanto, que la revista Vogue le hizo una entrevista y la llevo a su portada en México.

Al igual que Lorena, esta tribu es capaz de correr grandes distancias durante largos periodos de tiempo, por lo que encajan perfectamente en el mundo de los corredores de fondo, especialmente de montaña. Para lo que cualquier persona puede ser una prueba de ultra-maratón, para un rarámuri es su vida diaria, y por eso han ganado en muchas ocasiones a otros atletas que se han entrenado específicamente.

Desde pequeños, los rarámuris recorrían grandes distancias, por lo que se han ido adaptando a ello, sin necesidad de entrenar específicamente su capacidad aeróbica. Gracias a ello pueden competir incluso con atletas que entrenan para ello, y sin duda, le ganarían a cualquier persona de nivel medio que lleva pocos años corriendo.

Cuentan con una carrera propia que se llama "Carrera de Bola" en la que hacen apuestas entre ellos para ver quién saldrá ganador. Desde el dinero, que puede ser lo más típico, hasta faldas o prendas de vestir, pasando por animales y comida. En esta carrera se pueden correr hasta 90km, que para ser un juego no está nada mal.

Corren ultramaratones porque los maratones se les hacen "muy cortos"

En un artículo de Xataka México describen como después de los Juegos Olímpicos de Ámsterdam de 1928 un par de rarámuris se quejaron porque la distancia era "muy corta". A ellos les benefician las ultra distancias, cuantos más kilómetros mejor.

Su método de transporte siempre han sido sus piernas que les llevaban al colegio de pequeños, al pueblo o a cualquier lugar. En 1968 también compitieron en los Juegos Olímpicos de México, pero una vez más no destacaron porque están hechos a distancias más largas.

¿Ropa deportiva? ¿Qué es eso?

Lo más llamativo de esta tribu, por lo que se ha hecho viral en más de una ocasión, es porque corren distancias de cientos de kilómetros con ropa de su día a día. Los huaraches (calzado) con el que corren esas largas distancias son confeccionados por ellos mismos, y se alejan mucho de las zapatillas de running de último modelo.

A Lorena Martínez, la tarahumara más internacional le obsequian en el su documental de Netflix con unas flamantes zapatillas nuevas. Ella al verlas dice que no cree que las use, porque los que van detrás de ella las usan. Deja claro que sus huaraches han sido y seguirán siendo su calzado.

Estos huaraches son una especie de sandalias con una suela de caucho con una larga tira que une dicha suela con la pantorrilla. Al no utilizar calzado típico sus pies son alados y tienen los dedos de dichos pies ampliamente despegados, no como tú y yo que nos cuesta despegar unos de otros.

Si has utilizado o has visto el calzado minimalista, el huarache es similar a este. De hecho, con la viralización de este calzado aumentó considerablemente el número de corredores que buscaba hacerse con ellos.

Este tipo de calzado, además de prevenir lesiones (después de una adaptación), también son livianos, lo que ayuda a recorrer grandes distancias. De ahí viene la denominación de "pies ligeros"

Pinole: su propio "gel"

Istock 1037995120

Al igual que no veremos a los rarámuri con zapatillas de marcas conocidas ni con ropa transpirable de último modelo, tampoco utilizan los geles típicos de energía rápida. Ellos cuentan con su propia bebida a base de maíz tostado que se denomina pinole.

Otra bebida que les da energía para correr largas distancias es el izquiate, hecho con una mezcla de chía y azúcar, diluidos en agua con jugo de limón. Christopher McDougall habla de esta bebida en el libro "Nacidos para correr" que ya hemos citado en un par de ocasiones y que nos ha servido de base para elaborar este artículo.

En Vitónica | 13 posturas de yoga para recuperarte después de correr

Imágenes | iStock

Temas
Inicio