Compartir
Publicidad

Así es como la psicología puede ayudarte a recuperarte de una lesión deportiva

Así es como la psicología puede ayudarte a recuperarte de una lesión deportiva
1 Comentarios
Publicidad
Publicidad

La incidencia de lesiones deportivas es algo común en todos los deportes y en todos los niveles, no importa si eres profesional o aficionado. Así como tampoco importa si llevas mucho o poco tiempo realizando ejercicio: la posibilidad de tener una lesión está ahí. Y en la recuperación de la lesión no solo influye el aspecto físico, sino también el psicológico. Volver a sentirse preparado para retomar el deporte, sintiéndonos seguros depende tanto de cómo nos sintamos físicamente, como de cómo nos sintamos mentalmente. Es por esto que la psicología tiene un importante papel en la recuperación de una lesión.

Pero no solo en la recuperación, sino también en la prevención de las lesiones. En lo que a los factores psicológicos se refiere, uno de los mayores predictores de lesión es el estrés. Los deportistas con un historial de factores estresantes y con menos recursos para superar estos estresores tienen riesgo de sufrir más lesiones. Es por esto que los programas psicológicos de prevención parecen tener un importante efecto en la prevención de lesiones, especialmente el entrenamiento en herramientas psicológicas, como el manejo adecuado del estrés.

En lo que a la rehabilitación se refiere, una vez que ya ha ocurrido la lesión y que estamos intentando recuperarnos, estudios como los de Armatas y su equipo, en otros, encuentran que la intervención psicológica ayuda a recuperarse más y mejor. Pero dentro de este tipo de intervenciones es importante saber qué técnicas vamos a utilizar, qué tipo de programa de intervención queremos implementar, cuáles son las técnicas más efectivas o cuáles pueden ayudar más a la persona concreta que sufre la lesión.

Photo 1500468756762 A401b6f17b46

Áreas y estrategias psicológicas

Dentro del abanico de estrategias psicológicas posibles, los programas de intervención que se han demostrado más efectivos son los que incluían información teórica sobre el impacto psicológico de las lesiones, técnicas y estrategias prácticas, y conocimiento de quién este impartiendo el programa para reconocer cuando la situación especifica de la persona lesionada va más allá de sus competencias y deba ser derivado a otro tipo de profesional de la psicología o psicólogo deportivo.

Proveer información sobre el impacto psicológico de las lesiones

El primer papel de un programa de intervención psicológica con deportistas, en relación a las lesiones, es proveer a estos deportistas de la información necesaria sobre las consecuencias psicológicas que una lesión puede tener en ellos. El malestar psicológico que puede provocar podría prolongarse en el tiempo y llegar incluso a resultar en síntomas depresivos. Es importante que las personas en rehabilitación entiendan que el malestar psicológico puede alargar el tiempo de recuperación y que, incluso, puede persistir después de estar recuperado físicamente.

Los deportistas que sufren una lesión necesitan técnicas prácticas y concretas

Técnicas y estrategias prácticas

Además de información teórica, los deportistas necesitan técnicas prácticas que puedan utilizar de manera concreta. Las técnicas que más se enseñan y utilizan durante un programa de intervención psicológica son:

  • Comunicación interpersonal: aprender a buscar y aceptar ayuda y recibir apoyo social. No vivir la lesión como algo que debes solucionar por ti mismo. Ser capaz de verbalizar lo que te ocurre, encontrar con quién poder hablar sobre el malestar o la vivencia.

  • Verbalizaciones positivas: concretamente, las verbalizaciones que nos hacemos a nosotros mismos. Cambiar las verbalizaciones negativas que nos hacemos, tanto en voz alta como internamente, por otras verbalizaciones más positivas. Esto puede llevar tiempo, porque, en algunos casos, las verbalizaciones negativas se hacen de manera casi automática y requiero tiempo y esfuerzo consciente modificarlas por otras positivas.

  • Relajación: enseñar técnicas de relajación efectivas para ayudar a manejar el estrés y la ansiedad.

  • Aprender a ponerse metas: pero no metas de cualquier manera, sino aprender a ponerse metas realistas e ir cumpliéndolas poco a poco, manejando los tiempos y las expectativas. Aprender a premiarse por cada meta conseguida y a avanzar progresivamente en la colocación y consecución de dichas metas. Un profesional nos ayudará a no sobrepasarnos, pero a no quedarnos cortos tampoco.

Todas estas técnicas ayudan a mejorar la motivación, la autoconfianza en nuestras capacidades y la confianza en que la recuperación será exitosa y ayudarán a rebajar el estrés que podamos sentir, tanto si sufrimos de él antes de sufrir la lesión, como si es provocado por la lesión en sí misma. Ademas, para reducir el estrés hay otras técnicas que podemos llevar a cabo, como aprender a respirar de manera adecuada.

Las personas que reciben formación en la importancia de la psicología durante la recuperación de una lesión tienden a seguir utilizándola en su práctica diaria del deporte o ejercicio que realicen y a animar a otros a hacer lo mismo, a recibir formación concreta y a hacer uso de los beneficios que la psicología puede tener en el deporte.

Imágenes | Unsplash
En Vitónica | Las lesiones más comunes en hombros y brazos y cómo podemos evitarlas
En Vitónica | Tu actitud frente a una lesión influye en cómo te recuperas de ella

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio