Compartir
Publicidad
Publicidad

Colgarnos boca abajo para mejorar la salud y aliviar tensiones

Colgarnos boca abajo para mejorar la salud y aliviar tensiones
Guardar
10 Comentarios
Publicidad
Publicidad

La fuerza de la gravedad es algo que sufre nuestro cuerpo, al igual que el resto de cosas que hay sobre la tierra. Esta influencia se traduce muchas veces en dolores musculares, pesadez, agarrotamiento de algunas partes del cuerpo, mala circulación… Pero sobre todo, por encima se todas las cosas, la gravedad afecta a nuestra columna vertebral, concretamente a los discos que la forman, ya que se cargan pudiendo incluso llegar a dolernos. Por ello, y para evitarlo vamos a ver una manera de aliviar tensiones en esta parte del cuerpo. Colgarnos boca abajo es una buena manera de relajar la columna y recuperar su salud.

Muchos fisioterapeutas utilizan esta técnica para tratar a pacientes con problemas de espalda, y es que esta es una forma de lograr mejorar y disminuir la tensión que se acumula en esta parte del cuerpo. Para realizar este acto simplemente echaremos mano de una maquina ideada para agarrarnos de los tobillos y hacer que todo nuestro cuerpo caiga hacia abajo por su propio peso, de modo que alteramos la postura habitual y hacemos que la gravedad actúe de diferente manera, esta vez a la inversa, soltando los músculos y las articulaciones, entre ellas las cervicales.

A pesar de lo sencillo que resulta, esta práctica trae numerosos beneficios a nuestra salud, y es que lo principal que debemos tener en cuenta es las innumerables ventajas que presta a los discos de la columna que a lo largo de la jornada se cargan en exceso a causa del peso y de la citada gravedad. Junto a estos otras articulaciones como la cadera se ven beneficiadas, al igual que las rodillas. En esta postura también variamos la línea vertical que seguimos habitualmente y en la que el corazón tiene que bombear más fuerte para enviar la sangre al cerebro y oxigenarlo venciendo la gravedad. En este caso la circulación se hace más sencilla, con lo que el corazón se relaja, suponiendo un descanso para éste.

Al mantenernos boca abajo y mejorar sustancialmente la circulación sin que por ello el corazón sufra, lo que hacemos es lograr oxigenar mucho más el cerebro y hacer de este modo que las funciones del mismo se realicen con más rapidez y soltura. Lo mismo sucede con la respiración, pues mantener esta postura nos ayuda a abrir las vías respiratorias y mejorar el proceso, oxigenando todo el cuerpo por completo mucho mejor. Por ello es totalmente recomendable la realización de este acto, algo tan sencillo como colocarnos boca abajo y obtener tanto a cambio.

Imagen | thiquinho

En Vitonica | La postura adecuada para un perfecto descanso
En Vitonica | Estiramientos básicos (VI): los abdominales
En Vitonica | Hernia discal, un trastorno habitual en deportistas

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos