Compartir
Publicidad

Lesiones deportivas: ¿Hasta cuando duelen?

Lesiones deportivas: ¿Hasta cuando duelen?
2 Comentarios
Publicidad

Hace meses tuve una lesión de rodilla provocada por una torsión que anulaba a las más sencillas leyes de la física. Mi pie quedó clavado en el cesped mientras mi cuerpo giraba pensando que mi extremidad me acompañaría, se equivocaba. Resultado. Una rodilla con varios ligamentos menos y una visita al quirófano que me dejó en dique seco unos meses.

Tras el pertinente tiempo de recuperación todo parecía ir bien, pero despues de unos meses volví a sentir dolor en la articulación con el consiguiente miedo a una recaida. El médico me tranquilizó y me aseguró que la mayor parte de los pacientes que sufrieron un traumatismo severo, vuelven a sentir dolores relacionados con la lesión 12 meses después del día D.

La recuperación de una lesión ya sea deportiva u ocasional suele ser prolongada y en muchas ocasiones dolorosa. Sin llegar a ser lo común, muchos de los traumatismos ocasionados por accidentes de tráfico pueden provocar traumas físicos hasta siete años después del episodio.

"La gravedad del dolor en el último mes era de 5,5 puntos en una escala de 10", informan los autores de un estudio realizado en EEUU donde se intentan buscar soluciones al problema. Lo más curioso es que las molestias que se producen en las zonas afectadas, aparecen no en momentos de máxima tensión, sino, sobre todo, en las actividades cotidianas, lo que aumenta la gravedad del problema.

Según el lugar del cuerpo en el que se produjera el traumatismo, la presencia de molestias tras 12 meses variaba. Por ejemplo, las tres cuartas partes de los lesionados en cuello o columna padecían dolor mientras que entre los que habían tenido problemas en la cabeza era mucho menos frecuente. También era más común si los traumas eran de las extremidades inferiores frente a las superiores.

Tambíen existían otros factores que aumentan o disminuían el sufrimiento de estos síntomas como eran el tabaquismo, el consumo de drogas y la depresión previa a la lesión.

En definitiva, paciencia con los dolores post traumáticos y paciencia a la hora de trabajar para que desaparezcan.

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio