Compartir
Publicidad

Ni RICE ni PRICE: el protocolo POLICE es el que deberías usar frente a una lesión aguda

Ni RICE ni PRICE: el protocolo POLICE es el que deberías usar frente a una lesión aguda
0 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Si somos deportistas es muy probable que tarde o temprano tengamos que enfrentarnos a una lesión, y es clave que sepamos cómo reaccionar en los primeros momentos. Aplicar un protocolo correcto justo después de sufrir una lesión aguda, como puede ser un esguince de tobillo, muy común entre los deportistas, puede afectar a cómo va a curarse esa lesión con el paso del tiempo.

Seguramente muchos de vosotros conoceréis el protocolo RICE, el más famoso y el que se instauró como el protocolo "oficial" a seguir en lesiones agudas hace años. Las siglas de RICE, en inglés, aluden a las cuatro cosas que debemos tener en cuenta al producirse una lesión aguda: Rest (reposo), Ice (hielo), Compression (compresión) y Elevation (elevación).

Años después, el protocolo RICE se vio desbancado por el nuevo protocolo PRICE, que a las cuatro siglas anteriores añade la P del inicio que alude a Protection (protección).

Sin embargo, desde 2012 el protocolo que se recomienda seguir en caso de lesión aguda es el POLICE: Protection (protección), Optimal Load (carga óptima), Ice (hielo), Compression (compresión) y Elevation (elevación). Como veis, el reposo ha desaparecido para dejar paso a la carga óptima frente a una lesión. Os explicamos en qué consiste el protocolo POLICE en caso de que tengáis que hacer uso de él.

Las distintas fases del protocolo POLICE

protocolo-police

Protection (protección)

Proteger la articulación inmediatamente después de haber sufrido una lesión es importante, por eso se incluyó en el cambio del protocolo RICE al PRICE y se ha mantenido en el tiempo cuando se ha cambiado al método POLICE. La protección del miembro en el que se ha sufrido la lesión con vendajes funcionales o tobilleras en el caso del esguince de tobillo, que permiten limitar los movimientos, puede ser beneficioso en el tratamiento inmediato de la lesión aguda.

Optimal Load (carga óptima)

Aquí es donde se encuentra el meollo de la cuestión del método POLICE, en el que se deshecha el reposo y se incluye un trabajo con cargas óptimas para recuperar la lesión adecuadamente. La fase de carga óptima del protocolo POLICE hace referencia a que se debe evitar el reposo absoluto, ya que no beneficia a la curación de la lesión en la mayoría de los casos. En lugar de esto, se debe optar por un reposo relativo y por una rehabilitación funcional durante el período de curación de la lesión.

El método POLICE descarta el reposo e introduce la rehabilitación funcional con una carga óptima

Los fisioterapeutas son los profesionales adecuados a la hora de determinar cuál va a ser esa carga óptima en la rehabilitación funcional que nos va a ayudar a recuperarnos de la lesión. Obviamente, esta carga óptima puede variar según la lesión que suframos, será diferente en cada persona y puede ir variando con el paso del tiempo. En ocasiones la carga óptima puede ser "ninguna" durante un período de tiempo, otras veces puede ser nuestro propio peso corporal, etc.

Es muy importante que ante una lesión acudamos al personal médico lo antes posible para que evalúen la gravedad de la misma, nos apliquen el tratamiento adecuado y podamos iniciar la rehabilitación cuanto antes.

Ice (hielo)

La aplicación de frío de forma local al sufrir una lesión es uno de los básicos que debemos conocer. El hielo aplicado de forma discontinua y protegiendo la zona de la aplicación de manera adecuada (podemos envolver la bolsa de hielo en una trapo o una toalla para evitar quemaduras en la piel) nos proporciona un efecto calmante aliviando el dolor, además de reducir la inflamación de la zona y los posibles espasmos en caso de haberlos.

La aplicación de frío está recomendada durante las primeras 72 horas después de sufrir una lesión aguda, y está contraindicada en caso de que tengamos una herida abierta o una hemorragia.

Compression (compresión) y elevation (elevación)

Tanto la compresión a través del vendaje funcional (en ocasiones se usa el kinesiotaping) como la elevación del miembro donde hemos sufrido el daño tienen la función de mejorar el retorno venoso y de reducir el edema que puede producirse después de una lesión aguda, evitando de esta forma el dolor causado por este y reduciendo la inflamación.

Insistimos en que es importante conocer estos protocolos de actuación en los primeros momentos que siguen a una lesión, pero lo más importante es que inmediatamente después nos dirijamos a un profesional médico que pueda examinarnos, analizar la lesión que hemos sufrido y pautar la recuperación adecuada.

Imagen | iStock
En Vitónica | La importancia de la recuperación psicológica después de una lesión
En Vitónica | Tu actitud frente a una lesión influye en cómo te recuperas de ella

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos