Compartir
Publicidad
Publicidad

Vitónica responde: Entrenar la flexibilidad (II): Los pies

Guardar
4 Comentarios
Publicidad
Publicidad


Trabajar la flexibilidad de todas las partes del cuerpo es algo que todos nosotros debemos tener presente si lo que queremos es mantener nuestro cuerpo en óptimas condiciones. Como ya indicamos en post anteriores vamos a enseñar a todos los usuarios diversos ejercicios para trabajar la flexibilidad del cuerpo en todas y cada una de sus partes, para así aliviar tensiones y conseguir un buen estado muscular. Vamos a empezar siguiendo un orden, por esto en esta ocasión vamos a empezar por los pies.

La mayoría de nosotros cuando estira y trabaja la flexibilidad deja de lado los pies, una parte importante del cuerpo, ya que es el medio por el que nos desplazamos. Si los pies se lesionan nuestras partes motoras se verán resentidas, por ello es necesario mantenerlos flexibles, pues de este modo no correremos el riesgo de lesionarlos. La fascitis plantar es uno de los principales males derivados de una falta de flexibilidad en el pie, un mal que puede traer consigo una serie de consecuencias como el encogimiento de los dedos y problemas en el talón. Mantenerlo estirado y flexible nos evitará todos estos problemas.

Sobre todo lo que hay que tener en cuenta es que el estiramiento de los pies consistirá en trabajar la parte de los dedos. Un ejercicio clásico constará de estirar la planta del pie por medio de una manipulación en los dedos. La manera de hacerlo será colocarnos sentados, con la espalda recta. Con la ayuda de una tela que colocaremos en la planta del pie a la altura de los dedos, y la cual agarraremos con ambas manos por ambos extremos para así tirar hacia nosotros y conseguir que la punta de los pies de desplace hacia atrás, de modo que notemos la planta del pie estirada. Este mismo ejercicio lo podemos realizar sin tela, apoyando la punta del pie sobre el suelo y elevando el resto del pie hacia arriba, de modo que la punta no de despegue del suelo en ningún momento. Debemos notar en todo momento como se estira la planta del pie.

La manipulación del pie con las manos es una buena manera de estirarlo. Podemos realizar también el ejercicio descrito anteriormente estirando el pie doblando la punta con la mano y manteniendo esta postura durante unos segundos. Pero no solo la planta debe ser estirada, sino que el tobillo y los tendones que forman el empeine deben mantenerse estirados. Para ello la manipulación será lo mejor, pues para estirar la parte del tobillo simplemente bastará con estirar el pie de un lado y del otro, es decir, con la mano agarraremos el pie y lo doblaremos hacia un lado, manteniendo la postura durante unos segundos, de forma que se estire la parte lateral del tobillo. Lo mismo realizaremos con la otra cara.

Para estirar la parte del empeine simplemente lo que haremos será doblar los dedos hacia dentro, de forma que notemos como la parte superior del pie se estira. Es importante que nunca forcemos el pie, pues si notamos dolor en algún punto dejemos de estirar tan fuerte y lo hagamos más lentamente, ya que la flexibilidad se trabaja poco a poco y los objetivos se lograrán a medida que pase el tiempo, a fuerza de constancia y realización de ejercicios como los citados anteriormente.

Video 1 | Youtube/ ClinicaEmbajadores
Video 2 | Youtube/ juancalbornoz

En Vitonica | Vitónica responde. Entrenar la flexibilidad: Principios básicos de los estiramientos
En Vitonica | Algunos ejercicios para estirar el tren inferior

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos