Compartir
Publicidad
Publicidad

Abdominales en campana

Abdominales en campana
Guardar
0 Comentarios
Publicidad
Publicidad

En Vitónica hemos hablado en muchos casos de la importancia que tiene el compañero de entrenamiento a la hora de obtener buenos resultados en las rutinas y de mejorar el estado general de los músculos. Es importante que nos acompañe a la hora de trabajar todas las partes del cuerpo, incluso los abdominales. Un claro ejemplo de esto son los abdominales en campana que podemos llevar a cabo con la ayuda de un compañero de entrenamiento.

El cambio en las rutinas es esencial para conseguir un perfecto desarrollo de todos los músculos del cuerpo. En el caso de los abdominales ocurre lo mismo, y es que es esencial que variemos los ejercicios y la forma de llevarlos a cabo para así conseguir unos resultados más espectaculares.

Los abdominales en campana no solamente nos ayudarán a conseguir un abdomen fuerte y marcado, sino que también harán que ejercitemos otras partes del cuerpo. Por este motivo es necesario que reparemos en este ejercicio, y lo incluyamos en las rutinas de entrenamiento como un esencial. Eso sí, para su ejecución necesitamos un compañero que sepa realizar bien el ejercicio para poder llevarlo a cabo correctamente.

La manera de hacer correctamente los abdominales en campana es la siguiente. Ambos debemos colocarnos de pie mirando al frente. Aunque la forma de hacerlo es de espaldas el uno al otro con la espalda pegada a la del compañero. En esta postura uno de nosotros comenzarás agarrando al compañero por los codos cruzando su brazo con el del compañero, y así poder asirle para cargarlo sobre la espalda y mantenerlo en vuelo durante el tiempo que dure el ejercicio.

En esta postura, el cargado deberá intentar elevar las piernas al pecho de modo que toda la parte inferior de los abdominales se contraiga. Es necesario que no se sobrepase el ángulo de la cadera con las rodillas a la hora de bajar. En esta posición debemos realizar cuatro series de diez a quince repeticiones cada una. Una vez lo hayamos hecho el otro compañero lo repetirá y así sucesivamente.

Mientras tanto el que carga debe agachar ligeramente la espalda y doblar un poco las rodillas. En esta posición debe mantenerse todo el tiempo que dure el ejercicio. Esta postura conseguirá que fortalezcamos los músculos estabilizadores del tronco, ya que nos obliga a mantener la postura durante unos segundos, además de ser una buena manera de trabajar lar piernas y los glúteos como si se tratara de la realización de sentadillas. Al igual que el cargado, el compañero que carga debe alternarse y trabajar en ambas posiciones.

Vía | SportLife Imagen 1 | jasoncscs Imagen 2 | Sportlife

En Vitonica | ¿Te atreves con estos abdominales? En Vitonica | Abdominales de riesgo. Evitarlos en la medida de lo posible En Vitonica | Para resolver algunas dudas sobre los abdominales

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos