Compartir
Publicidad

Cuando nuestro intento de conseguir un abdomen perfecto no prospera

Cuando nuestro intento de conseguir un abdomen perfecto no prospera
8 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Conseguir un abdomen tonificado y plano es algo que nos trae a todos de cabeza con la llegada del verano. Pero para muchos es misión imposible a pesar de intentarlo por todos los medios mediante rutinas de entrenamiento que no terminan y demás acciones que solemos llevar a cabo. Pero nosotros en este post queremos detenernos en algunos de los principales motivos por los que no prospera nuestro intento de conseguir unos abdominales perfectos.

Antes de nada es necesario que tengamos presente que la barriga es la zona del cuerpo donde más tejido adiposo se concentra. Es por esto que cuando engordamos tendemos a acumular grasa en esta parte del cuerpo y por lo tanto procedemos a tapar la pared abdominal. Es cierto que en el caso de las mujeres suele ser en la cadera donde más se acumula. Pero a pesar de ello es necesario tener en cuenta una serie de puntos que debemos cuidar y que son los que no nos dejan tener un abdomen perfecto.

No prestar atención a la dieta

Ante todo hay que tener presente que es esencial hacer dieta. Si queremos marcar un six pack perfecto debemos seguir una dieta muy estricta en la que las grasas saturadas, los azúcares, exceso de hidratos de carbono… estén casi extinguidos, al igual que el exceso de alcohol. Cuando nos excedemos en la alimentación, por mucho que nos matemos a hacer ejercicio, tenderemos a acumular grasa en esta parte del cuerpo. Por ello es la base de todo a la hora de conseguir abdominales definidos.

Trabajar más los abdominales inferiores

Es cierto que la genética juega un papel muy importante, pero si nosotros no ponemos de nuestra parte no conseguiremos unos abdominales marcados. Los abdominales superiores son los que primeros se marcan. Esto se debe a que en esta parte del cuerpo se localiza menos tejido adiposo y la mayoría de los ejercicios inciden en esta parte de los abdominales. Por ello es necesario que sepamos y realicemos ejercicios que aíslen a la perfección los abdominales inferiores, que es donde más debemos incidir a causa de que es un aparte que nos costará más lucir perfectamente.

Entrenar toda la pared abdominal y no solo por estética

El trabajo abdominal no solamente es estético, ya que conseguir una pared abdominal fuerte es fundamental para estabilizar la postura de la columna. Junto al abdomen es necesario trabajar la zona lumbar para estabilizar al máximo la columna y evitar desequilibrios entre una parte y otra del cuerpo. Lo mismo sucede con el transverso, que son los músculos más profundos del abdomen y se encargan de la colocación de los órganos internos y su estabilización. Estos músculos suelen ser los grandes olvidados porque no se ven desde el exterior, pero de ellos depende el contorno de la cintura y la perfecta colocación del abdomen. Por ello recomendamos trabajarlos mediante los abdominales hipopresivos.

Respetar los descansos

No es recomendable hacer abdominales todos los días. Es cierto que se trata de un grupo muscular que tiene una rápida recuperación, pero a pesar de todo se trata de músculos como los demás. Si los entrenamos en exceso podemos sobrentrenarlos y conseguir el efecto contrario que buscamos. Por ello con entrenarlos de dos a tres veces por semana será suficiente. Lo mismo sucede con los ejercicios que vamos a llevar a cabo, ya que lo ideal es variar las técnicas y los ejercicios para así conseguir entrenar todos los músculos que componen la pared abdominal y conseguir mejores resultados.

Imagen | IStock

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio