Compartir
Publicidad
Publicidad

El arte de evitar sobrecargar los músculos con las rutinas cotidianas

El arte de evitar sobrecargar los músculos con las rutinas cotidianas
Guardar
0 Comentarios
Publicidad
Publicidad

En infinidad de ocasiones hemos hablado de cómo intervienen diferentes grupos musculares a la hora de entrenar las distintas partes del cuerpo. Por ello en este post queremos hacer un repaso por las principales partes que trabajaremos al entrenar un determinado grupo muscular, sobre todo para saber cómo planificar las rutinas de entrenamiento y evitar así incidir demasiado en un grupo muscular y correr el riesgo del sobre entrenamiento.

Es importante que tengamos esto en cuenta, ya que muchas a la hora de planificar las rutinas no caemos en la cuenta de que estamos trabajando demasiado un determinado grupo muscular. Esto a la hora de la verdad se acabará traduciendo en un exceso de entrenamiento en una determinada zona e incluso en un bajo rendimiento a la hora de conseguir unos buenos resultados en los entrenamientos diarios.

Los brazos

En primer lugar hay que tener presente que los brazos y los músculos que los conforman juegan un papel importante en la mayoría de los ejercicios y rutinas que llevamos a cabo, y es que son la herramienta para trabajar. Sobre todo cuando entrenamos pectoral siempre vamos a hacer que intervengan los tríceps, lo mismo que sucede con la parte dorsal, en la que intervienen los bíceps. Esto hace que no sea demasiado recomendable trabajar pectoral y dorsal en jornadas seguidas a los bíceps y tríceps.

Los hombros

Con los músculos que componen el hombro sucede un poco lo mismo, ya que cuando trabajamos la parte dorsal interviene casi siempre la zona del hombro, sobre todo en las dominadas de dorsal. Por este motivo no es demasiado recomendable trabajar hombro en una jornada consecutiva al día en que entrenamos dorsal. Además, el hombro es una parte formada por músculos pequeños que pueden sobrecargarse fácilmente y por eso debemos mantener especial cuidado.

Abdominales y piernas

Con los abdominales sucede un poco lo mismo. Sobre todo la relación que existe entre el entrenamiento de piernas y el del abdomen, y es que en la jornada en la que trabajamos las piernas, casi siempre soporta gran tensión toda la pared abdominal. Por ello no es aconsejable trabajar abdominales los días adyacentes a esta jornada. Es cierto que los músculos abdominales aguantan más tensión y se recuperan antes, pero es mejor no sobre entrenarlos para mejorar su rendimiento y estado general.

Un ejemplo de planificación de rutinas

Por este motivo lo que recomendamos desde Vitónica es tener muy presente esto a la hora de entrenar y planificar las rutinas. Debemos guardar por lo menos un día entre grupos musculares que intervienen en otras rutinas. Por ello podemos entrenar los lunes pectoral o dorsal, martes pectoral o dorsal, miércoles pierna, jueves hombro y viernes bíceps y tríceps. Los abdominales los trabajaremos preferiblemente los lunes y los viernes o el fin de semana.

Imagen | Pablo TorresCosta

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos