Compartir
Publicidad
Publicidad

El piragüismo, una buena manera de trabajar el tren superior

El piragüismo, una buena manera de trabajar el tren superior
Guardar
3 Comentarios
Publicidad
Publicidad

El verano es el momento para disfrutar de los deportes acuáticos. El buen tiempo y las altas temperaturas hacen que el agua sea el medio adecuado para refrescarnos, y la cosa mejora bastante si además ejercitamos los músculos y los mantenemos en tensión mientras nos divertimos. Por ello en Vitónica queremos destacar una actividad por encima de otras, el piragüismo. Un deporte adecuado para trabajar todo el tren superior en contacto con la naturaleza.

Cada vez se ha puesto más de moda la práctica de deportes que nos permitan salir del entorno urbano en el que nos solemos desenvolver, y el calor propicia este hecho. Con el piragüismo tenemos una ventaja, y es que no es necesario que seamos duchos en la materia, sino que solo hay que tener ganas de practicarlo y un lugar donde hacerlo. Es cierto que existen diferentes niveles de dificultad que casi siempre tienen que ver con el tipo de aguas en las que los llevemos a cabo, pero por ello podemos decantarnos por aguas más tranquilas para comenzar.

Para su ejecución solo necesitamos una piragua donde poder sentarnos y un remo con el que desplazarnos, y que será la herramienta con la que trabajaremos todos los músculos del tren superior. En primer lugar los músculos más implicados son los de los brazos, en concreto los bíceps y los tríceps que trabajan de manera directa, aunque indirectamente tocaremos los antebrazos y los hombros que nos servirán para dar impulso al remo a la hora de desplazarnos con la piragua por el agua. Pero la cosa no se queda solo ahí, sino que el trabajo de los pectorales, que se contraen cada vez que remamos es algo patente que no podemos pasar por alto y que nos ayudará a mantenerlos tonificados y en tensión.

La parte dorsal tampoco se queda exenta del trabajo que realizamos a la hora de remar, pues el movimiento que describimos con el remo implica un giro que pone a trabajar a la parte delantera del tronco y a la trasera al lanzar el remo hacia delante y hacia atrás para expulsar el agua y volver a meter en remo en el agua e impulsarnos de nuevo. Junto a todo esto no podemos olvidar el importante trabajo abdominal que vamos a realizar, pues durante todo el tiempo que dura la actividad los mantenemos contraídos ya que la pared abdominal es un punto importante de fuerza del cuerpo y sirve de apoyo del resto de músculos implicados en la acción de remar. Por ello el piragüismo es una actividad muy recomendable para los que quieren disfrutar de la naturaleza, divertirse y ejercitar su cuerpo. Ni que decir tiene que es un excelente ejercicio aeróbico que nos ayudará a quemar calorías.

Imagen | canoista

En Vitonica | Piragüismo: brazos y tronco fuertes En Vitonica | Actividades divertidas para el fin de semana En Vitonica | Consejos para practicar deporte al aire libre y protegernos del sol

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos