Compartir
Publicidad

Entrenamiento de series ascendentes para mejorar el tono

Entrenamiento de series ascendentes para mejorar el tono
7 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Seguro que la gran mayoría de nosotros está ya en pleno proceso de definición para conseguir un cuerpo bien definido de cara al verano. Pero a pesar de esto, no hay que olvidar que es necesario y fundamental seguir tonificando los músculos. Para ello vamos a ver una manera diferente de conseguirlo. Se trata de las series ascendentes o el entrenamiento conocido como piramidal.

Cuando buscamos una correcta definición corporal no hay que olvidar que el entrenamiento con cargas es esencial para lucir unos músculos tonificados y perfectamente definidos. Es el mejor camino para lograr unas fibras musculares fuertes y tensas. Para ello podemos optar por una manera diferente de entrenar, que no solo nos ayudará a conseguir este objetivo, sino que también será una de las mejores maneras de variar la rutina de entrenamiento.

Funcionamiento del entrenamiento de series ascendentes

se ntar

El entrenamiento en series ascendentes o en pirámide es totalmente diferente al convencional. En este caso lo que haremos ante todo será comenzar con cargas elevadas, es decir, éstas deben oscilar entre el 80% de nuestra resistencia a la carga utilizada. Lo que debemos hacer es activar al máximo los músculos desde el minuto uno para hacer del entrenamiento algo intensivo y no extensivo.

Las repeticiones en cada serie irán en aumento a medida que la carga vaya disminuyendo. Al contrario que en cualquier entrenamiento, en este caso lo que haremos será contraer al máximo los músculos en la primera serie para después ir disminuyendo esta tensión en cada serie. Eso sí, aumentaremos el número de las repeticiones. Lo ideal es llevar a cabo cuatro series.

Resultados perfectos

Lo que conseguiremos con este tipo de entrenamiento es una concentración mayor de la tensión en las fibras musculares. En primer lugar hay que tener en cuenta que al comenzar con una intensidad alta someteremos a los músculos a una demanda elevada de energía y de sangre, aumentando así el bombeo de la misma que nos preparará para aguantar más y conseguir a la larga mejores resultados.

Esta concentración hará que los músculos se presenten mucho más contraídos y que las fibras estén trabajadas de manera más completa, ya que haremos frente de mejor manera a altas cargas llevando a los músculos al máximo en todo momento. Con este tipo de entrenamiento lo que lograremos será unos músculos más tensos y marcados, además de mejorar su entrenamiento total.

Como recomendación siempre debemos calentar antes de lanzarnos a levantar cargas muy pesadas, ya que no podemos hacerlo en frío y de cero. El calentamiento debe estar basado en estiramientos y series con poca carga, simplemente para poner en marcha todos los músculos y articulaciones. Recomendamos hacer cuatro series de cada ejercicio, como comentábamos antes, y éstas deberán ser de 6 repeticiones, 8, 10 y 12 o de 10, dependiendo de cómo nos encontremos en cada momento.

Imagen | ThinkStock Imagen 2 | ThinkStock

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio