Compartir
Publicidad
Publicidad

Entrenamientos más efectivos si sabemos cómo

Entrenamientos más efectivos si sabemos cómo
Guardar
0 Comentarios
Publicidad
Publicidad

En infinidad de ocasiones nos hemos sentido estancados en los entrenamientos y no hemos sabido qué hacer para seguir mejorando. A esto hay que sumarle que otras muchas los entrenamientos son poco eficaces y parece que hemos estado perdiendo el tiempo. Por ello en este post queremos detenernos en este punto y para ello vamos a dar algunas claves para conseguir que los entrenamientos sean mucho más efectivos y consigamos aprovechar al máximo el tiempo empleado en ellos.

En el fondo los entrenamientos tienen mucho que ver con conocernos a nosotros mismos, conocer nuestras limitaciones y nuestros puntos fuertes. Pero sobre todo y ante todo, lo más importante es saber escucharnos a nuestro cuerpo y saber cómo estamos en cada momento. Esta es la base de todo entrenamiento y es lo mejor a la hora de evolucionar correctamente. A pesar de todo, existen una serie de puntos a tener en cuenta para conseguir una perfecta evolución.

Planificar los entrenamientos

En primer lugar nos vamos a detener en la planificación de los entrenamientos. Esta la debemos hacer en función de los días que entrenemos y de los objetivos que queramos conseguir. Planificar los ejercicios y las rutinas es esencial para evitar la improvisación. Llevar una rutina planificada previamente nos ayudará a la hora de optimizar el tiempo y los entrenamientos. Además, de este modo podremos anotar la evolución en cada ejercicio, como las cargas, las repeticiones… Una buena rutina debe incluir ejercicios que involucren todas las partes del grupo o grupos musculares que vamos a trabajar.

dff

Cambiar de rutina de manera habitual

El cambio de rutina cada cierto tiempo es esencial a la hora de seguir evolucionando en los entrenamientos. Como hemos comentado en infinidad de ocasiones, los músculos terminan acostumbrándose a una rutina y los ejercicios dejan de surtir el efecto deseado. Por ello es necesario variar. De este modo lo que conseguiremos será sorprender de nuevo al músculo con nuevos ejercicios que involucran a nuevas fibras. Llevar a cabo esta máxima es esencial a la hora de seguir una evolución. El tiempo recomendado de manera habitual para variar las rutinas es por lo menos una vez al mes, aunque hay personas que realizan cambios cada semana.

Aprender la técnica ante todo

Empezar la casa por los cimientos es otro punto principal a la hora de evolucionar en los entrenamientos. De nada sirve llegar a entrenar y empezar con cargas demasiado grandes para no parecer principiantes. Usar pesos mayores a los que nuestro cuerpo puede soportar es un error, pues nos obligará a adoptar posturas peligrosas. Siguiendo esta práctica no lograremos nunca aprender los movimientos a la perfección, y en muchos casos no trabajaremos de la manera adecuada los diferentes grupos musculares.

Cuidado con la carga que utilizamos

Es fundamental comenzar con poco peso, con el que seamos capaces de realizar el movimiento completo y de la forma adecuada. De lo que se trata es de incidir en las fibras musculares y hacer que éstas trabajen y poco a poco ganen volumen y fuerza para ir aumentando las cargas progresivamente. No debemos olvidar que no estamos en una competición y que no debemos demostrar nada a nadie. Es esencial adquirir un hábito correcto para así poder evolucionar como es debido.

rtttrte

Los estiramientos son parte del entrenamiento

Si de hábitos hablamos, uno que no hay que olvidarse si queremos evolucionar es el de estirar las partes del cuerpo trabajadas. El estiramiento es fundamental para conseguir que los músculos trabajados se relajen. Los entrenamientos suponen un estrés para los músculos y nuestra obligación es conseguir que éstos se recuperen lo antes posible. Los estiramientos activan el riego sanguíneo y con ello la recepción de nutrientes a nivel muscular. Además, eliminan tensiones y logran que los músculos se relajen mucho antes. Siempre en las rutinas debemos dedicar unos minutos a los estiramientos. Son parte del entrenamiento si lo que queremos es seguir adelante en la evolución.

La dieta también tiene mucho que ver en la evolución

La dieta es fundamental cuando hablamos de evolución, y es un punto que muchas veces se nos olvida. Dar a los músculos los nutrientes que necesitan es necesario, y por ello nuestra dieta cuando hacemos deporte debe ser rica en proteínas e hidratos de carbono que pueden ser de origen vegetal y a poder ser complejos. Realizar 5 comidas al día y evitar pasar hambre es esencial para mantener a los músculos alimentados. Recurrir a alimentos naturales, dejar de lado los procesados que contienen grasas trans es una de las mejores alternativas para un correcto desarrollo muscular.

Imagen | IStock Imagen 2 | adifansnet Imagen 3 | Calibe Thompson

En Vitónica | ¿Quieres ganar músculo? Éstos son los artículos que no puedes dejar de leer

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos