Compartir
Publicidad
Publicidad

Giro abdominal para conseguir unos oblicuos fuertes y libres de grasa

Guardar
11 Comentarios
Publicidad
Publicidad


En Vitónica constantemente os estamos proponiendo ejercicios para mejorar el tono abdominal. Por norma general los que solemos plantear son ejercicios en los que trabajamos la parte frontal del abdomen, dejando de lado en muchos casos algunas zonas laterales como los oblicuos, que aunque no lo creamos también tienen que trabajarse para obtener una cintura fuerte y lograr una armonía entre todos los músculos que conforman el abdomen. Para lograr esto os proponemos un ejercicio que la mayoría de nosotros no suele realizar, el giro abdominal.

Con este ejercicio conseguiremos trabajar toda la parte lateral del tronco, pues su incidencia es directa en los oblicuos, aunque de forma más indirecta afecta al resto de la pared abdominal, que se verá involucrada en este ejercicio. Para su ejecución es importante que tengamos un alto control de la técnica abdominal y tengamos presente la espalda, que debe estar pegada al suelo en todo momento para no hacernos daño. Simplemente debemos hacernos con una colchoneta y ponernos nano a la obra.

Para comenzar a realizar el giro abdominal solo debemos situar la colchoneta en el suelo y nosotros encima se ella, tumbados de espaldas y con toda la espalda apoyada sobre el suelo. En esta posición lo que haremos será elevar las piernas, de modo que queden formando un ángulo de noventa grados con el tronco. Las manos las colocaremos apoyadas contra el suelo y relajadas, mientras miramos al frente con la espalda recta. En esta posición simplemente debemos realizar un giro con las piernas que consistirá en llevarlas hacia un lado, manteniéndolas juntas, intentando tocar el suelo con los pies. Este movimiento lo debemos realizar en ambas direcciones para incidir sobre ambos lados del tronco.

La manera de hacer el giro debe ser lenta y cuidando que la espalda se mantenga recta a lo largo de todo el ejercicio, de modo que no se despegue del suelo y podamos sentir la tensión en los oblicuos, que son los músculos que estamos trabajando a la hora de hacer este ejercicio. Si no podemos llegar a tocar el suelo con los pies no pasa nada porque nos quedemos a mitad de camino, ya que poco a poco iremos ganando fuerza y flexibilidad para realizar el ejercicio en su totalidad y profundidad sin ningún problema. Eso sí, debemos realizarlo lentamente en todo momento, ya que de lo contrario podemos lastimarnos la zona lumbar con mucha facilidad.

Video | Youtube/ AthleticMuscle

En Vitonica | Trabajar los oblicuos de tres formas diferentes
En Vitonica | Trabajar oblicuos con polea
En Vitonica | Rotaciones de tronco, un ejercicio más peligroso de lo que creemos

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos