Compartir
Publicidad

La playa, un lugar perfecto para trabajar las piernas

La playa, un lugar perfecto para trabajar las piernas
Guardar
1 Comentarios
Publicidad
Publicidad

El trabajo de piernas es quizá uno de los más duros y el que menos nos suele gustar en la rutina de entrenamiento. Pero a pesar de todo, es importante que consigamos unas piernas definidas y en perfecto estado. Por ello en esta ocasión vamos a detenernos en una forma de conseguirlo sin apenas darnos cuenta, y para ello el verano es el mejor aliado. De lo que se trata es de realizar ejercicio en la playa y hacer de la arena un aliado para trabajar las piernas.

La playa es el mejor medio para hacer más llevadero el calor de estas fechas, pero también puede ser un lugar ideal para trabajar nuestro cuerpo. Sobre todo en el caso de las piernas podemos aprovechar la arena y el agua como la resistencia perfecta para trabajar las piernas y mantenerlas activas durante todo el verano mientras multiplicamos los efectos de los ejercicios convencionales.

La arena, un terreno inestable que ofrece resistencia

Lo que sucede con la arena de la playa es que se trata de un terreno inestable. No es un suelo firme como puede ser un camino o un prado verde. La arena de la playa está suelta y hace que la inestabilidad en las piernas sea mayor. Precisamente esto es lo que hace que la resistencia que debemos vencer con las piernas sea mayor, consiguiendo así un trabajo mucho más intenso de los músculos que las componen.

Actividades a realizar sobre la arena

Para conseguirlo existen infinidad de actividades que podemos llevar a cabo sobre la arena de la playa. Desde correr, donde el impacto será menor y la resistencia mayor, hasta jugar al bolley o realizar saltos sobre la arena para así fomentar el trabajo muscular de las piernas. Con todas estas actividades, además de realizar un ejercicio aeróbico perfecto para la playa conseguiremos aumentar la intensidad en el tren inferior.

Jugar con las palas en la playa, que parece una sencilla acción también nos ayudará a trabajar mucho más las piernas, pues simplemente un desplazamiento corriendo sobre la arena es mucho más intenso que otros muchos ejercicios. Incluso hay que tener presente que caminar sobre la arena de la playa es un ejercicio intenso que somete a los músculos de las piernas a una tensión más elevada que la habitual.

El agua del mar también es una buena resistencia

Pero no solo la arena nos ayudará a aumentar el trabajo de piernas, sino que también podemos aprovechar la resistencia del agua para aumentar los resultados de los ejercicios. Simplemente nos servirá con colocarnos en la orilla, en la parte más tranquila y donde cubre menos, para correr o caminar dentro del agua, de modo que el líquido ofrezca una resistencia que ponga a nuestros músculos a trabajar más y así conseguir mejores resultados.

Imagen | Hypnotica Studios Infinite

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos