Compartir
Publicidad

¿Tiene límite el trabajo muscular?

¿Tiene límite el trabajo muscular?
13 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Todos los que asistimos al gimnasio lo hacemos para conseguir un desarrollo muscular mayor y mantener una perfecta tonificación. Cuando comenzamos a practicar deporte siempre lo hacemos para lograr una serie de objetivos que a priori nos marcamos, pero a medida que pasa el tiempo nuestros objetivos cambian, de modo que cada vez queremos más. Este hecho nos hace plantearnos si existen los límites a la hora de entrenar.


Seguro que en más de una ocasión nos hemos fijado en infinidad de personas que asisten al gimnasio y tienen un cuerpo bien formado y definido con unos músculos desarrollados, pero que aún así siguen buscando un crecimiento muscular mayor, algo que no parece tener fin, y es que ¿existen límites a la hora de conseguir un volumen muscular mayor?.

Como todos sabemos, la forma de conseguir unos músculos más desarrollados es estimularlos a través del ejercicio. El aumento de las cargas y el ejercicio habitual son la base para lograrlo. A medida que conseguimos más masa muscular es necesario que sigamos aumentando las cargas para lograr así un mayor desarrollo y seguir evolucionando. Esta es la tónica general a la hora de conseguir buenos resultados, pero el problema reside en no saber tener un límite.

En infinidad de ocasiones hemos comentado la importancia de tener una proporción corporal a la hora de lograr desarrollar nuestros músculos. Esto es lo que hace que una imagen estética pase por llegar a un límite que nuestro cuerpo y estructura física tienen. Por este motivo cada uno debemos ser capaces de controlar esto y saber hasta donde podemos llegar. Pero el problema radica en que para muchos el proceso de crecimiento muscular no termina nunca, y acaba por convertirse en algo que se vuelve obsesivo y que copa todo el centro de la vida de estos individuos.

No tener límites a la hora de conseguir un crecimiento muscular desproporcionado viene dado principalmente por una percepción errónea de nuestro cuerpo. Como hemos comentado antes, la proporción es fundamental, y se tiene que corresponder con nuestra talla y complexión. Muchas personas dejan de lado todo esto y se obcecan en conseguir un cuerpo comparándose con otros modelos que o tienen otras cualidades físicas o no se corresponden con la realidad. Estas personas harán lo posible para crecer, llegando incluso a utilizar técnicas artificiales para conseguir los objetivos, algo que puede ser nefasto para el organismo.

Es verdad que lo que buscamos todos al asistir al gimnasio es seguir mejorando nuestras marcas y lograr una evolución a varios niveles. Esto no nos debe hacer perder la cabeza, ya que es cierto que no existen los límites a la hora de entrenar, sino que lo que realmente debemos destacar son las cualidades físicas de cada uno y nuestro grado de desarrollo. A partir de aquí es donde nos comenzaremos a centrar en una evolución acorde con estas cualidades propias de cada uno.

Entrenar siguiendo estos principios nos ayudará a no frustrarnos a la hora de obtener resultados en los entrenamientos, pues ante todo debemos tener claro que el ejercicio sirve para mantener una buena salud física y mental, y en ningún caso deben ser un método de presión ni un suplicio para los que los practicamos.

Imagen | Altamar

En Vitonica | ¿Enganchado al deporte? Haz el test de adicción En Vitonica | Efectos de convertir el deporte en una obsesión En Vitonica | ¿Es posible conseguir el cuerpo perfecto?

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio