Compartir
Publicidad
Publicidad

Una forma clásica y sencilla de trabajar la fuerza

Una forma clásica y sencilla de trabajar la fuerza
Guardar
2 Comentarios
Publicidad
Publicidad

La fuerza, ese gran desconocido para muchos, y el más deseado por otros. Conseguir una buena fuerza corporal es el objetivo de muchos de los que asistimos al gimnasio, pero en la mayoría de los casos no sabemos como entrenarla adecuadamente para notar verdaderos progresos.

Siempre incidimos en la necesidad de ser constantes y pacientes a la hora de entrenar, ya que conseguir nuestros objetivos requiere de esfuerzo. En el caso de la fuerza sucede lo mismo, y es que la mejor manera de estimular a las fibras musculares para que crezcan es a base de aumentar la carga y la intensidad del entrenamiento. Desde luego que existen muchas formas de entrenar, pero desde Vitónica vamos a incidir en una de las mejores que existen para trabajar la fuerza.

Desde luego que la manera de trabajar nuestra fortaleza física y conseguir que los músculos además de crecer aumenten su potencia es la más sencilla. Se trata de un entrenamiento clásico que se ha realizado en los gimnasios de siempre, y a la larga es uno de los que menos falla. En lo que consiste es en aumentar la carga a medida que descendemos las repeticiones. El fundamento de este entrenamiento es cargar el músculo al máximo y estimularlo para que crezca en condiciones.

Esta forma de entrenamiento lo que busca es potenciar la fuerza muscular mediante la aclimatación del músculo a una determinada carga para tenerlo listo y poder hacer frente a un peso mayor. Realmente es la forma más sencilla de entrenar la fuerza, lo que pasa que a causa de la infinidad de ejercicios y rutinas que han surgido mucha gente no sabe realmente cuál es lo idóneo para crecer en fuerza.

Esta forma de entrenamiento se desarrolla de la siguiente manera:

Primeramente tenemos que elegir los ejercicios adecuados y la tabla que vamos a seguir para entrenar. Es importante tener en cuenta un trabajo total de todas las partes del cuerpo para mantener una compensación, ya que no podemos tener partes más fuertes que otras y viceversa. Los ejercicios no tienen por qué ser específicos, cualquiera sirve para entrenar la fuerza.

Una vez elegida la tabla a seguir, la forma de desarrollarla será la siguiente. Comenzaremos con una carga del 60% haciendo 10 repeticiones e iremos bajando progresivamente las repeticiones en cada serie de forma que comencemos con 10, seguimos con 8 y terminamos con 6 y 6 o con 6 y 4 repeticiones. A lo largo de todo el desarrollo es importante que aumentemos el peso hasta llegar casi al 90% de nuestra capacidad en las últimas repeticiones que deben ser intensas y fuetes.

Es importante que pidamos ayuda a un compañero en el caso de los músculos grandes, ya que nos puede ser de mucha utilidad, pues es necesario que lleguemos al máximo de nuestras posibilidades y estimulemos al músculo de forma que le incitemos a superar esa carga para poder utilizar otras mayores y adquirir más fuerza. Aunque sí que es cierto que en las rutinas debemos alternar periodos de entrenamiento de la fuerza con otros en los que trabajemos más la quema de grasas y la definición muscular.

Imagen | SXC

En Vitonica | La importancia de ganar fuerza antes que masa muscular
En Vitonica | Los principales beneficios del entrenamiento de fuerza
En Vitonica | Alternar el ejercicio aeróbico con entrenamiento de fuerza

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos