Compartir
Publicidad

Los beneficios del Pilates no terminan cuando se acaba la clase: así te ayuda en tu día a día

Los beneficios del Pilates no terminan cuando se acaba la clase: así te ayuda en tu día a día
0 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Si estás buscando una disciplina que te ayude a vivir mejor en tu día a día, el método Pilates puede ser una muy buena opción: sus beneficios no se limitan solamente a ejecutar de forma correcta cada uno de los movimientos que se realizan en las sesiones, sino que son muy aplicables a nuestro día a día.

Y es que una vez que salimos de cada clase de Pilates podemos notar cómo nuestra postura y nuestra forma de movernos en el espacio cambian y mejoran: por algo Pilates es una disciplina que busca el movimiento inteligente. Estos son los beneficios que la práctica de Pilates aporta a tu vida diaria.

  • Mejora tu postura en el día a día: partir de una postura correcta es una de las máximas al ejecutar cada uno de los movimientos en una clase de Pilates. Esto significa tener una buena alineación de todo nuestro cuerpo, insistiendo sobre todo en la cintura escapular y en la cintura pélvica. Alejar los hombros de las orejas, llevando los hombros hacia atrás y proyectando el pecho hacia delante es una de las indicaciones que recibirás más a menudo dentro de la clase, de modo que, con el paso del tiempo, eres capaz de interiorizarla y evitar de esta forma la postura de hombros echados hacia delante tan típica de las personas que trabajan mucho tiempo sentados delante de una pantalla.

  • Mejora tu respiración: todos respiramos, pero no todos lo hacemos de forma correcta. Controlar nuestra respiración y utilizarla para facilitar los movimientos del cuerpo (generalmente espirando o soltando el aire en los momentos de mayor dificultad del movimiento, y esto también es aplicable al entrenamiento en el gimnasio) hará también más sencillos nuestros movimientos en nuestro día a día.

  • Conoce mejor tu cuerpo: el control de nuestro cuerpo es otro de los básicos en las sesiones de Pilates. Gracias al conocimiento profundo de nuestro cuerpo y de cómo funciona frente a los diferentes estímulos a los que le sometemos, podemos movernos sin miedo en nuestras casas, en la calle o en nuestros trabajos.

  • Controla tus movimientos desde tu centro o core: todos los movimientos que hacemos tienen su origen en nuestra zona central, core o Powerhouse. Por eso es tan importante que tengamos una musculatura de la zona central bien entrenada y eficiente. Ser capaces de activar la musculatura profunda de nuestra zona media para que los movimientos partan desde allí nos ayuda a movernos de una manera más eficiente, con menos esfuerzo.

  • Mejora tu movilidad: con el paso de los años, la movilidad de las articulaciones va decreciendo, sobre todo si pasamos mucho tiempo de nuestro día a día en la misma postura (generalmente sentados). Durante las sesiones de Pilates mejoraremos también el rango de movilidad de nuestras articulaciones, que repercutirá en un mayor y mejor movimiento en el día a día.

El método Pilates, ya sea con máquinas, en suelo, con o sin accesorios, es una de las mejores maneras de recuperar tu movilidad y de aprender a moverte de forma eficiente e inteligente en el espacio. Todo lo que aprendes en clase, te lo llevas a casa.

Imagen | iStock
En Vitónica | Así te ayuda el Pilates a convertirte en un mejor corredor

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio