Compartir
Publicidad

Así te ayuda el Pilates a convertirte en un mejor corredor

Así te ayuda el Pilates a convertirte en un mejor corredor
0 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Si eres runner y estás buscando otra actividad con la que complementar tus entrenamientos, es buena idea que eches un vistazo a las clases y estudios de Pilates que se encuentren cerca de tu casa. Recuerda que correr no es solo correr, y que el trabajo específico de fuerza, de movilidad articular y de técnica de carrera es imprescindible para mejorar tus marcas y para correr de forma segura.

Introducir una o dos sesiones de Pilates a la semana puede ser una manera perfecta de complementar tu entrenamiento de running. Estos son algunos de los beneficios que obtendrás como corredor al incluir el Pilates en tu rutina de entrenamiento.

  • Mejora de tu postura al correr: y, por consiguiente, menor riesgo de lesión mientras corres y aparición más tardía de la fatiga. Correr con una mala postura, generalmente encorvados hacia delante, con los hombros pegados a las orejas y la cabeza un poco escondida, puede derivar en dolores de espalda y en no alcanzar todo tu potencial como corredor.

    Uno de los seis principios del método Pilates es el control del centro o core (en Pilates se llama Powerhouse): el trabajo de la musculatura interna y externa de nuestra zona media nos ayuda a mantener una buena postura, no solo mientras hacemos deporte, sino también en nuestro día a día.

  • Mejora de la respiración: controlar la respiración en carrera es otro de los básicos a la hora de mejorar nuestras marcas y de conseguir conquistar distancias más largas. Cuando corremos a un ritmo cómodo solemos utilizar la respiración diafragmática, que dirige el aire hacia la zona inferior de los pulmones, haciendo llegar una gran cantidad de aire. Sin embargo, al realizar un esfuerzo grande, como correr a gran velocidad (en un entrenamiento de series, por ejemplo), utilizamos la respiración torácica en la que el recorrido del aire es más corto y entra más rápidamente en nuestro organismo.

    Una de las primeras cosas (y más interesantes, a mi parecer) que se aprenden en Pilates es a realizar los distintos tipos de respiraciones: ser capaces de dirigir el aire hacia la parte lateral de nuestras costillas o hacia nuestro diafragma cuando estamos en reposo hará que esto sea más sencillo de realizar mientras corremos. El control corporal y consciencia de nuestro cuerpo es otro de los principios del método Pilates.

  • Mejora de la coordinación: como decíamos antes, correr no es solo correr. Durante esta actividad nuestro cuerpo al completo funciona como un todo de manera coordinada, de modo que el movimiento de las extremidades superiores (brazos) y la alineación de la cintura escapular nos ayudan a correr más y mejor.

    Ejercicios como el dead bug, el hundred o el superman en cuadrupedia, que ya os hemos explicado paso a paso, nos ayudan a mejorar la coordinación entre las distintas extremidades. Una buena coordinación y un buen braceo en carrera es básico a la hora de ganar segundos.

Estos son solo algunos de los beneficios que la práctica del método Pilates puede aportar a los corredores. Si aun no lo has probado, este puede ser un buen momento para hacerlo.

Imagen | iStock
En Vitónica | Yoga + Pilates, ¿pareja ganadora?
En Vitónica | ¿Pilates suelo o Pilates en máquinas?

Temas
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos