Publicidad

Algunos apuntes sobre los vendajes para entrenar

Algunos apuntes sobre los vendajes para entrenar
4 comentarios
HOY SE HABLA DE

Las lesiones son algo que está a la orden del día en todo deportista, y por ello siempre intentamos evitarlas dentro de lo posible. Una manera de hacerlo es aplicando vendajes de prevención en determinadas zonas consideradas más débiles, como los tobillos, rodillas, muñecas… Estos vendajes son por muchos considerados como la mejor prevención, pero nosotros vamos a detenernos es si realmente son tan buenos como se cree.

Uno de los principales argumentos de las personas que utilizan de manera habitual los vendajes a la hora de practicar deporte es la prevención y con ello evitar que determinadas zonas puedan sufrir cuando estamos realizando los diferentes ejercicios. Supuestamente el vendaje mantiene sujeta esa zona y todo lo que la rodea, y con ello evita que podamos hacernos daño por un movimiento en falso. Pero los vendajes pueden ir más allá.

Finalidades del vendaje de entrenamiento

Ante todo es necesario que sepamos que cualquiera no puede realizar un vendaje, más que nada porque al intentar inmovilizar una zona, que en teoría se va a estar moviendo es importante saber cómo hacerlos para que el impacto sea lo más liviano posible sobre esta parte. Un vendaje mal realizado puede ser igual de perjudicial que no llevarlo

Una de las principales finalidades de un vendaje es evitar que la tensión acumulada al realizar un determinado ejercicio acabe por dañar una articulación, pero no es del todo cierto. Es cierto que un vendaje bien realizado puede sujetar en cierta medida las articulaciones y todos los músculos que la forman, pero si éstos no están fuertes no hay nada que hacer. Por ello la necesidad que tenemos es de fortalecer poco a poco los músculos que conforman las articulaciones para así poder aguantar la tensión del ejercicio.

Inconvenientes principales

A esto hay que sumar algún que otro inconveniente de los vendajes, por muy bien realizados que estén, y es que al inmovilizar una determinada zona impiden el correcto trabajo muscular de la misma. Esto lo que evita es el correcto desarrollo de los mismos, y con ello el fortalecimiento de las articulaciones. El uso prolongado de vendajes hará que tengamos a la larga unas articulaciones débiles y fáciles de dañar.

Es cierto que muchas veces, y sobre todo en personas que levantan grandes cantidades de peso a la hora de entrenar es una ayuda puntual que evitará acelerar una lesión. Pero en ningún caso debemos acostumbrarnos a usar los vendajes como algo habitual y una ayuda, pues será todo lo contrario a esa ayuda que creemos.

Imagen | stephan mantler

Temas

Publicidad

Comentarios cerrados

Publicidad

Publicidad

Inicio

Explora en nuestros medios