Compartir
Publicidad

Cómo afrontar un viaje largo en carretera sin que tu cuerpo se resienta

Cómo afrontar un viaje largo en carretera sin que tu cuerpo se resienta
0 Comentarios
Publicidad
Publicidad

¿Te has ido de vacaciones a la otra punta del país y te toca volver en coche? Durante el viaje de ida no suele haber mucho problema: vas con toda la ilusión de pasar unos días de descanso y con ganas de disfrutar. El viaje de vuelta, con todo el cansancio de las vacaciones a las espaldas y las ganas de llegar a casa, ya es otra cosa.

Si tienes planeado un viaje largo en coche, ya sea como conductor o como copiloto, y no quieres que tus músculos sufran demasiado, te damos unos consejos para que el viaje sea lo más cómodo posible.

Si te ha tocado conducir...

viaje-coche

Ser conductor en un viaje largo, sobre todo si vas sin recambio y te toca hacerte todos los kilómetros, puede ser una experiencia no muy agradable. Por mucho que te guste conducir, un viaje de más de 500 kilómetros cansa a cualquiera, y la zona de la espalda baja y de los hombros suelen resentirse bastante con el paso de las horas. ¿Qué podemos hacer para viajar más cómodos y seguros?

  • Asegúrate de que colocas bien tu asiento del conductor: y, si es necesario, para y colócalo de forma adecuada. Tu espalda debería estar totalmente apoyada en el respaldo mientras conduces (que no tengas que estar inclinado hacia adelante para poder manejar el volante), tanto la zona de los omóplatos como la zona lumbar. Si a pesar de regular el asiento no consigue apoyar bien la espalda baja, puede ser buena idea hacerte con un soporte lumbar.

    Recuerda que los asientos pueden regularse tanto en altura como en profundidad: tus rodillas deben quedar dobladas al filo del asiento de manera cómoda y mantenerse ligeramente flexionadas para llegar a los pedales.

    El reposacabezas es un elemento de seguridad, no de confort: está diseñado para evitar el latigazo cervical en caso de accidente, no para que apoyemos la cabeza durante cómodamente durante el viaje. Colócalo para que la parte de arriba de tu cabeza coincida con la parte superior de la pieza.

  • Para cada dos horas o cada 200 kilómetros: sal del coche, estírate y descansa un rato. Intenta moverte y pasear un poco, y no sentarte en la silla de la cafetería según te bajes del coche. Lo ideal es caminar y realizar unos estiramientos para facilitar el retorno venoso en nuestras piernas. Moviliza tu columna y tu cadera para asegurarte un viaje más confortable.

  • Mantente hidratado: un café está fenomenal antes de salir o cuando pares a descansar, pero recuerda que la mejor opción para hidratarte mientras conduces es el agua. Las bebidas energéticas, sobre todo las que contienen una alta concentración de cafeína (seguro que habéis visto las que vienen en formato shot, de venta en gasolineras) pueden causar alteraciones del sistema cardiovascular y favorecer la deshidratación, por lo que no son muy aconsejables a la hora de conducir.

Si viajas como acompañante

viaje-coche

Si te ha tocado viajar como acompañante, tu función será la de facilitar el viaje al conductor. Puedes echarle una mano de manera sencilla asegurándote de que la temperatura dentro del coche es la correcta, alrededor de los 22 o 23 grados (nunca más de 25), sin que se generen corrientes directas de aire frío. A continuación, algunos consejos para que tu viaje también sea agradable.

  • ¿Cómo evitar los mareos en coche?: si eres de los que se marean cuando montan en coche, lo mejor es que antes de iniciar el recorrido realices comidas frugales, que no sean muy pesadas, y que sean de fácil digestión. Sobre la hidratación, mejor optar por beber agua fresca a pequeños sorbos de forma intermitente. Intenta centrar tu mirada en objetos lejanos, que favorecerán que la sensación de mareo desaparezca, en la música o manteniendo una conversación.

    Si estos métodos no son efectivos para ti, puedes probar con medicamentos de venta en farmacia (antihistamínicos de primera generación), pero recuerda que es necesario tomarlos antes del viaje (al menos media hora antes), no cuando ya han aparecido los primeros síntomas del mareo.

Recuerda que lo más importante es llegar al destino y disfrutar del camino: no tengas prisa, sé responsable y no te pongas nervioso si pillas un atasco. ¡Buenos kilómetros para todos!

Imágenes | iStock
En Vitónica | Motero, aprende a prevenir los dolores musculares más frecuentes

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio