Compartir
Publicidad

La acidez de estómago y el flato te hacen rendir peor en el gimnasio: así puedes controlarlos

La acidez de estómago y el flato te hacen rendir peor en el gimnasio: así puedes controlarlos
0 Comentarios
Publicidad
Publicidad

La forma física es esencial a la hora de practicar deporte y obtener un buen rendimiento. Pero si de rendimiento se refiere, no siempre la forma física lo es todo, ya que muchas veces existen otra serie de variables que pueden interferir de forma directa en nuestro rendimiento deportivo. Dos que debemos tener en cuenta son la acidez de estómago y el flato. Por eso en este post nos queremos detener en estos dos puntos y ahondar en por qué aparece y cómo nos afecta para poder acabar con ello.

Ambos fenómenos son uno de los miedos que tenemos la mayoría de los que practicamos deporte. A pesar de que no nos demos cuenta, ambos fenómenos acaban por frenar nuestro desempeño, ya que afectan directamente al desarrollo de la actividad que vamos a llevar a cabo. Por ello es importante conocer a la perfección por qué aparecen y como podemos atajarlo o controlarlo.

El flato y la acidez, dos dolencias que empeoran el rendimiento deportivo

El flato y la acidez de estómago no tienen nada que ve entre sí, ya que se producen por causas diferentes, pero ambos son un impedimento a la hora de dar todo lo que podemos. El malestar que nos genera nos hace sentirnos más débiles y sin ganas de seguir. De hecho muchas veces, y dependiendo de la intensidad de la molestia, es necesario parar de hacer ejercicio.

tghg

Un acercamiento al flato para conocerlo mejor

En primer lugar nos vamos a detener en el flato. En torno a este fenómeno existen muchas teorías y ninguna es concluyente, ya que muchas veces se ha asociado a la mala respiración, a la ingesta de demasiados líquidos mientras hacemos deporte, a una baja forma física, una vibración excesiva ocasionada por el rebote al correr...

Como hemos comentado, no existe una teoría concluyente en lo que se refiere al flato. Lo que sí queda claro es que se trata de un dolor abdominal ocasionado cuando practicamos deporte. Durante mucho tiempo se pensó que se debía a una acumulación de gases en la zona abdominal ocasionado por una mala respiración o una ingesta excesiva de líquidos. Nosotros nos vamos a basar en un estudio publicado por la revista Andaluza de Medicina en el deporte.

Teorías acerca del flato

Según este estudio, la teoría que cobra más fuerza es que se trata de un dolor provocado por las oscilaciones que se provocan al practicar deporte. Esto tiene su explicación en que el flato no aparece siempre en el mismo lugar ni de la misma manera en todas las personas. Por ello se puede derivar de cómo afrontamos un deporte y de cómo nuestro organismo responde a esta situación.

Existen varias teorías entorno al flato, pero ninguna es concluyente

La teoría que más fuerza cobra es que los músculos que unen el estómago con el diafragma y que se encuentran en la zona torácica, al hacer deporte se tensan y tiran hacia abajo. Esta situación hace que aparezca el dolor conocido como flato. De ahí que al tener el estómago lleno, el dolor pueda ser más agudo y producirse con más facilidad.

Otra teoría es que cuando hacemos deporte el cuerpo requiere más sangre a nivel muscular, lo que hace que estos músculos situados entre el estómago y el diafragma reciban menos sangre, haciendo que pueda aparecer el temido dolor conocido como flato. Ambas teorías son totalmente válidas y tienen una base cierta en cierto modo y por ello se tienen en cuenta para explicar este fenómeno.

ghfghh

Prevenir el flato

A pesar de todo, el flato puede aparecer en cualquier persona, sexo y edad. Ante todo hay que tener en cuenta que es algo que va unido muchas veces al ejercicio y que por ello es necesario saber prevenirlo y atajarlo cuando aparece. Para ello vamos a destacar algunos puntos a tener en cuenta a la hora de prevenir su aparición:

  • Controlar la respiración a la hora de hacer deporte es fundamental. Mantener un ritmo y una respiración profunda nos ayudará a mantener el organismo oxigenado y evitar la hipofixia que hace que el organismo de prioridad en lo que a riego sanguíneo se refiere y es cuando aparece el riesgo de que los músculos del estómago y el diafragma puedan verse afectados y aparecer así el flato.

Respirar bien, corregir la postura, no entrenar con el estómago lleno... Algunos consejos para evitar el flato

  • Llevar una alimentación equilibrada y saludable es esencial para evitar digestiones pesadas y hacer que el estómago esté más pesado.

  • Mejorar la técnica de carrera y evitar la oscilación excesiva al correr es esencial para evitar la irritación de la zona torácica y de los músculos anteriormente citados. Para ello podemos utilizar un calzado adecuado que absorba bien el impacto, elegir bien el terreno en el que vamos a correr es necesario para decantarnos por superficies menos rígidas que nos permitan una carrera más cómoda y con menor impacto.

  • A la hora de hidratarnos mientras hacemos deporte es mejor hacerlo de manera constante y a pequeños sorbos de agua. Evitar tragos largos es esencial a la hora de prevenir el flato, pues no es bueno hacer que el estómago pese más de lo debido en este tipo de actividades.

Acabar con el dolor del flato

Si aparece el flato podemos acabar con el dolor estirando la zona afectada. Simplemente podemos tumbarnos en el suelo boca arriba y estirar todo el cuerpo, o simplemente estirar la zona afectada. También podemos dar un ligero masaje en esta parte para aliviar la tensión de la zona. Si no cesa, lo mejor es dejar la actividad y descansar hasta que el dolor desaparezca.

La acidez de estómago y el riesgo en deportistas

gbgfh

Otro mal que no podemos pasar por alto es la acidez de estómago. A veces está provocada por dolencias como gastritis, úlceras estomacales... En este caso lo mejor es acudir a un médico para tratar la dolencia si no desaparece y es muy persistente. Pero otras muchas veces la acidez aparece sin más y nos puede arruinar una jornada de entrenamiento.

La acidez suele aparecer más o menos una hora después de haber comido y se produce porque existe un mal funcionamiento del esfínter inferior del esófago, conocido como cardias. Este anillo sirve para separar el estómago del esófago, permitiendo que la comida pase del esófago al estómago y no al contrario. Pero a veces su funcionamiento no es el adecuado y no se cierra del todo debido a que se debilita o no funciona como debiera por varias causas. Si esto sucede las paredes del esófago tienden a irritarse ocasionando la llamada acidez de estómago.

La acidez de estómago, un mal que disminuye nuestro rendimiento deportivo

Esta situación parece sencilla, pero se debe a muchas situaciones tanto alimenticias como físicas. Por ello es necesario saber a qué se debe y lo que podemos hacer para evitar la aparición de la acidez sobre todo cuando hacemos deporte, ya que el esfuerzo muchas veces interviene en el funcionamiento del cardias, haciendo que no cierre como es debido.

Prevenir la acidez

Para evitar la aparición de la acidez de estómago vamos a detenernos en algunos puntos de prevención:

  • Cuidar las comidas es fundamental, ya que la acidez tiene mucho que ver con lo que nos llevamos a la boca. Evitar las grasas y consumir más proteínas y verduras es una buena alternativa. lo mismo con las sustancias excitantes como cafeína, teína... que irritan el esófago y hacen más pesadas las digestiones.

  • Respetar los horarios de las comidas, masticar bien los alimentos, realizar varias comidas escasas evitando las copiosas es esencial. Al final lo que debemos buscar son las digestiones sencillas y fáciles, pues cuando más pesada sea una digestión peor será el funcionamiento del cardias. Lo que hace que aumente el riesgo de acidez.

La importancia de cuidar lo que comemos y cómo lo hacemos para prevenir la aparición de la acidez de estómago

  • A pesar de realizar comidas habituales (unas 5 por día) debemos respetar el proceso digestivo, ya que si no lo hacemos el riesgo de mal funcionamiento en la zona es elevado. Lo mismo sucede con el ejercicio, no es recomendable acudir a entrenar con el estómago lleno, ya que podemos alterar la digestión y hacer que aparezca la temida acidez.

  • Evitar alimentos procesados con infinidad de ingredientes y aditivos es esencial. Lo mejor es recurrir a platos sencillos, a poder ser cocinados por nosotros mismos es lo mejor para evitar la acidez.

  • También hay que saber que algunos alimentos relajan el cardias y fomentan la acidez como por ejemplo la cebolla, el ajo, el chocolate, las bebidas gaseosas, queso, té, café, alimentos curados o fermentados, el alcohol...

  • Las situaciones de estrés fomentan el mal funcionamiento del cardias. Para ello es necesario relajarnos y una manera de conseguirlo es a través del deporte, que nos ayudará a aliviar tensiones. Además, si nos sentimos estresados siempre podemos relajarnos respirando profundamente durante unos minutos. Esto nos ayudará a disminuir el riesgo de padecer acidez de estómago.

fhgh

Disminuir la acidez es sencillo si sabemos cómo

En caso de que la acidez haga acto de presencia podemos disminuirla ayudando el proceso digestivo con el uso de infusiones como manzanilla, jengibre, bicarbonato sódico, aloe vera, regaliz, anís... Todas estas sustancias nos ayudarán a mejorar la digestión, controlar la secreción de jugos gástricos por parte del organismo y evitar una excesiva inflamación del esófago.

Las infusiones y las sustancias buenas para el estómago y la digestión son la clave para evitar la acidez

Al hacer deporte es mejor evitar ejercicios, sobre todo abdominales, en los que forzamos la parte del estómago y el esófago. Contracciones demasiado concentradas en esta zona pueden acabar por irritar el área y generar acidez de estómago. Por ello si ya padecemos esta dolencia o somos propensos a ella, es mejor dejar de lado este tipo de abdominales. Lo mejor es realizarlos sencillos, sobre el suelo y contrayendo simplemente la zona trabajada, evitando movimientos demasiado largos que acaban sobrecargado la parte abdominal completa.

Ambas dolencias son incómodas y pueden aparecer en cualquier momento y a cualquier persona. Por ello conocerlas, detectarlas, y saber prevenirlas es esencial para poder convivir con ellas de la mejor manera posible, y sobre todo evitar que incidan de manera negativa en el desempeño de la actividad deportiva en cuestión.

Imagen | IStock Imagen 2 | Camellia35 Imagen 3 | Ed Yourdon imagen 4 | IStock Imagen 5 | Feminorama.com

En Vitónica | Motivos por los que nos da flato

En Vitónica | La importancia de la nutrición en el deporte y en nuestra vida diaria

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio