Compartir
Publicidad
Publicidad

Tres consejos básicos para cuidar la salud de tus pies este verano

Tres consejos básicos para cuidar la salud de tus pies este verano
Guardar
0 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Con las altas temperaturas y la llegada de las vacaciones, uno de los grandes placeres es pasar tiempo en la playa o en la piscina, tostándonos al sol o jugando en el agua: así disfrutamos de nuestro tiempo libre mientras nos dedicamos unos merecidos momentos de relax después del trabajo de todo el año.

Y si hay una parte del cuerpo que cobra protagonismo cuando llega el verano, esa son nuestros pies: los llevamos al aire con sandalias durante el día y con chanclas en los momentos de ocio. Pero al mismo tiempo que ganan protagonismo también aumentan las posibilidades de sufrir algún tipo de patología en ellos. Te ofrecemos tres consejos básicos para cuidar la salud de tus pies este verano.

Cuida la higiene de tus pies

Llevar a rajatabla la higiene de nuestros pies es algo que debemos hacer durante todo el año, pero más aun en verano. Después de la ducha debemos asegurarnos de que secamos bien nuestros pies y eliminamos todo rastro de humedad con una toalla (es importante tener la nuestra propia y no compartirla con otras personas para evitar infecciones por hongos) insistiendo en zonas como el espacio entre los dedos y el pliegue de unión entre estos y la planta del pie.

Seca tus pies a conciencia después de la ducha o el baño, eliminando toda la humedad

Si nuestra sudoración en verano es abundante (o incluso excesiva), podemos aplicar un antitranspirante en la planta del pie: no debemos usar desodorantes, sino un producto específico para el cuidado de nuestras extremidades, que esté especialmente formulado para esta zona del cuerpo.

Cuidar también nuestras uñas, cortándolas de forma recta y siguiendo la forma del dedo, es importante para mantener una buena higiene de los pies. En el caso de utilizar esmalte, debemos renovarlo cada poco tiempo para evitar que se formen hongos debido a la humedad de la zona.

No camines descalzo en lugares públicos

salud-pies-verano

Tanto en la piscina como en las zonas de duchas es obligatorio que usemos chanclas de goma (en estos momentos puntuales, no como calzado habitual) para evitar el contacto de nuestros pies con el suelo. La mayoría de las infecciones que sufrimos en los pies en verano son causadas por bacterias u hongos que podemos contraer al caminar descalzos por el suelo.

Utilizando un calzado adecuado para cada situación evitaremos también las pequeñas fisuras o cortes que podemos sufrir si andamos con los pies desnudos. Otra de las patologías frecuentes en los pies en verano es la aparición de verrugas víricas causadas por la penetración del virus del papiloma humano (VPH) a través de estas pequeñas fisuras. Caminar calzados puede prevenir la aparición de las mismas.

Además, después de un día de piscina o de playa lo más recomendable es lavar las chanclas al llegar a casa para mantenerlas limpias y evitar así posibles infecciones. Un gesto sencillo que cuesta muy poco pero que a su vez es poco frecuente.

Cuida tus pies al hacer deporte

En verano es importante que elijamos un calzado transpirable, sobre todo a la hora de hacer deporte, que deje respirar al pie para evitar sudoración excesiva y posibles infecciones. La mayoría de marcas deportivas disponen de calzado específico para el verano, con tejidos más ligeros, que nos aseguran una práctica deportiva más segura y confortable.

Elige un calzado transpirable para hacer deporte y colócalo bien para evitar ampollas y rozaduras

Es especialmente importante en verano que cuidemos la elección del calzado y que invirtamos un poco de tiempo en colocar correctamente los calcetines (sin arrugas ni dobleces) para evitar la aparición de posibles ampollas o rozaduras, que pueden ser más frecuentes debido a la mayor sudoración. En caso de que aparezcan es importante limpiar la zona y aplicar un apósito para protegerlas y evitar así posibles infecciones (además de la evidente incomodidad).

Recuerda además proteger tus pies del sol con un protector de amplio espectro, sobre todo en la zona de los empeines: una parte del cuerpo en la que solemos olvidar aplicar el protector solar y en la que no es raro sufrir quemaduras molestas.

Imágenes | iStock
En Vitónica | Relaja la musculatura de tus pies con el automasaje con pelota
En Vitónica | Cómo unos pies fuertes te ayudan a mejorar en carrera, y cómo los puedes entrenar

Temas
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos