Compartir
Publicidad

Sobrepeso en occidente: la clave es la alimentación

Sobrepeso en occidente: la clave es la alimentación
5 Comentarios
Publicidad

La vida moderna muchas veces nos hace pensar que dedicamos poco tiempo al ejercicio, que comemos mucho y nos movemos poco, y por eso la sociedad occidental cada vez es mas tendente a la obesidad. No obstante, leo una entrada muy interesante que propone estudios que afirman que la clave del sobrepeso en occidente no es el sedentarismo, sino la mala alimentación.

Aitor, de Directo al Paladar, ha comentado el tema en una entrada muy interesante que no os debéis perder. Allí explica, citando fuentes, que el problema no es la falta de actividad física, puesto que el gasto energético de las personas de países desarrollados es similar al de los menos desarrollados. Es la alimentación y el estilo de vida lo que más influye en el sobrepeso.

Es cierto que existe un problema de sedentarismo, que ya hemos comentado muchas veces en Vitonica. Niños que pasan mucho tiempo delante de la televisión o videojuegos, adultos que trabajan sentados y van a casa a descansar también sentados… Sin embargo, también existe un sector importante de la población que tiene estilos de vida más activos y también más saludables.

Lo que me ha parecido interesante de la entrada que comento es que tenemos que recordar que a la hora de hacer ejercicio no todo vale, y que no tiene sentido machacarte en el gimnasio, con la bici o corriendo, para luego llegar a casa y comer cualquier cosa, o comer fuera de casa comida rápida, bebidas con exceso de azúcar y snacks extra-dulces.

Y también Aitor en su entrada señala que no nos debemos engañar con las máquinas que “cuentan” las calorías estimadas que hemos quemado, puesto que eso depende tanto de la persona como de la tasa metabólica basal. Es decir, que si la bicicleta estática mide por el tiempo que he estado trabajando que he quemado 500 calorías, hay que tener en cuenta que, por ejemplo, si yo en reposo (sin hacer nada) hubiera consumido 200 calorías, entonces realmente no he quemado 500, sino solo 300. No tiene sentido que me baje de la bici y me coma un par de dulces con 200 calorías cada uno…

En definitiva, una llamada al sentido común, a realizar ejercicio saludable siempre dentro de un estilo de vida saludable, pues la clave es la alimentación, y el ejercicio tiene que ir apoyado por una ingesta también adecuada.

Imagen | Tobyotter

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio