Publicidad

Cambios drásticos del cine: Matt Damon (VIII)
Vitónica

Cambios drásticos del cine: Matt Damon (VIII)

Publicidad

Publicidad

Seguimos con la serie de entradas sobre cambios drásticos del cine en el físico de algunos famosos, y después de contaros el impresionante caso de Jared Leto, hoy es el turno del gran Matt Damon.

El actor estadounidense es otra de las grandes estrellas del cine que cabe destacar por sus camaleónicos cambios físicos a lo largo de su carrera en la gran pantalla, con una diferencia a la mayoría de los anteriores que hoy os contamos.

Su cambio físico para Elysium

El último reto físico de Matt Damon por exigencias de guión, ha sido para la superproducción de Elysium donde el actor tuvo que cambiar no sólo su corte de pelo, ya que en film luce cabeza rapada, sino que tuvo que hacer frente a una buena preparación física.

En la película futurista de Elysium Matt encarna a Max, un enigmático personaje que lleva un traje de fuerza y el cuerpo lleno de tatuajes, y para este reto, el actor, necesitaba ponerse en forma a pesar de que al estadounidense no le apasionan ni las dietas ni el entrenar.

Según el propio actor declara: “Es difícil lograr motivarme para entrenar”. Pero a pesar de ello, el papel que le ofrecieron para Elysium pudo con las pocas ganas de ponerse en forma del actor, el cual no pudo rechazar el ofrecimiento y aceptó de inmediato.

La dieta de Matt Damon

Siguiendo los pasos e indicaciones de un nutricionista personalizado, lo cual ya es un paso porque en muchas otras ocasiones actores de la talla de Matt Damon ya hemos visto que han seguido sus propias indicaciones, Matt Damon asegura que esta vez no se saltó un solo día de su dieta.

Durante 4 meses y con la ayuda de un cocinero permanente, el actor siguió una dieta en la que comía a diario, y sobre todo, carnes magras, verduras como brócoli y varias claras de huevo, eso sí, según afirma sin nada de mantecas ni aceites, ni en casa ni en restaurantes.

“Soy capaz de identificar si un plato tiene aceite, y hasta mandarlo de vuelta a la cocina”, confiesa.

Lo que más sorprende de todo, es el que el actor afirma en varias entrevistas, bromeando acerca de sus cambios físicos y las reacciones de su mujer al respecto, que él realmente se siente más a gusto cuando tiene algo más de sobrepeso.

“A ella le gusta la variedad. Cuando subí de peso no me dejó. Y eso que yo me sentía más cómodo con ese tipo de cuerpo… De todos modos, prometió quedarse conmigo, sin importar mi estado físico, no me va a dejar si engordo de nuevo”, bromeaba el actor.

Mat

En cuanto a su preparación física...

Para conseguir ponerse en forma y lucir un buen tono muscular, del que carecía en ese momento Matt Damon, el actor tuvo que enfrentarse a lo que para él era lo más complicado, una buena preparación física.

Por la mañana 10km de cardio para continuar, según se comenta, con varias horas de gimnasio al día, lo que nos parece una auténtica locura sin mucho fundamento. Incluso se ha llegado a publicar que 4 horas diarias, dato que personalmente descarto por poca credibilidad. Para concluir, otros 10km de cardio al atardecer.

Otros cambios de Matt Damon

Pero este no ha sido el único cambio físico de Matt Damon por exigencias del guión, aunque sí el más reciente. Ya para su papel en la película "En honor a la verdad" el estadounidense tuvo que adelgazar la friolera de 23kg.

Y en el año 2009 su cuerpo fue como una auténtica montaña rusa, ya que engordó 18kg para su papel en "The Informant" para meses después cambiar la grasa de su cuerpo por 7kg de masa muscular.

Como veis un actor perfecto para nuestra serie de cambios drásticos del cine, aunque Matt Damon sea de los más perezosos a la hora de conseguir este tipo de retos físicos.

Imágenes | Web Matt Damon

Temas

Publicidad

Comentarios cerrados

Publicidad

Publicidad

Inicio
Compartir