Acné: qué es y cómo prevenirlo

Acné: qué es y cómo prevenirlo
Sin comentarios

El acné es un problema cutáneo que afecta a muchísimas personas en algún momento de sus vidas en mayor o menor medida. Los tratamientos antiacné convencionales pueden ser muy caros y en muchas ocasiones causan problemas negativos secundarios como irritación, enrojecimiento o sequedad.

El acné se genera cuando la piel elimina una gran cantidad de sebo, y este queda atrapado en los poros cutáneos. Estos poros cutáneos se inflaman y causan el acné, y aunque su formación depende de factores genéticos, cambios hormonales, infecciones y estrés, también depende de la alimentación, pero ¿Qué alimentos están relacionados con el acné?

Lo cierto es que hay dos grupos principales de alimentos que son capaces de favorecer la aparición de acné. Uno de ellos son los lácteos y los alimentos con un alto índice glucémico.

Se ha visto que, sobre todo, dos tipos de lácteos en concreto, favorecen la aparición del acné. Por un lado, los quesos curados, y por otro, la leche desnatada. Esto se debe a que estos dos alimentos contienen precursores de hormonas que intervienen en la formación del acné. Pero esto no ocurre con el yogur, ya que la fermentación que se produce en este, disminuye las probabilidades que padezcamos acné.

acne

Como hemos comentado anteriormente, los alimentos de alto índice glucémico son aquellos que provocan un aumento rápido de nuestra glucosa en sangre, es decir, aumentan rápidamente la glucemia. Estos son los granos o cereales refinados, los alimentos y las bebidas azucaradas, la miel, el pan blanco, la sandía, el plátano o los dátiles, entre muchos otros. Estos alimentos también son capaces de provocar un aumento en la incidencia del acné.

Otro dato importante es que las dietas altas en alimentos con hidratos de carbono complejos en lugar de hidratos de carbono simples, provocan una menor gravedad en el padecimiento del acné.

También se ha visto que las personas con acné, tienen, por lo general, menos niveles de zinc en sangre que aquellas personas que no lo padecen. Podemos aumentar nuestra ingesta de zinc si consumimos alimentos como las ostras, la avena, o los productos animales en general.

El EPA y DHA, son dos ácidos grasos omega 3 que nos interesa consumir si queremos actuar contra el acné. El EPA puede controlar la producción de sebo y mantener una hidratación adecuada, y ambos son capaces de reducir los factores inflamatorios. Estos se encuentran en el salmón, anchoas, nueces o la chía.

sa

Una pregunta muy común es si el chocolate produce acné. Lo cierto es que el chocolate negro, con un alto porcentaje de cacao no tiene porqué agravar el acné. De hecho, se cree que los antioxidantes que contiene, pueden incluso ayudar a reducir el riesgo de sufrir el riesgo. El chocolate con leche, sí empeorará este problema, por lo que deberíamos evitarlo.

Por tanto, aunque la higiene, la situación hormonal, la genética, las infecciones y el estrés influyen, es conveniente que si sufrimos acné, evitemos la leche desnatada, el queso curado y los alimentos de índice glucémico.

En su lugar, deberíamos centrarnos en incluir más proteínas, grasas saludables e hidratos de carbono complejos. También es importante aumentar la cantidad de zinc y ácidos grasos omega 3.

En Vitónica | Tu dieta semanal con Vitónica: menú saciante para adelgazar de forma sana

En Vitónica | Todo lo que necesitas saber del acné: qué lo causa y cómo puedes tratarlo

Imágenes | iStock

Temas
Comentarios cerrados
Inicio
Inicio